Alfredo Rodríguez
Alfredo Rodríguez

El diagnóstico precoz, vital para frenar el cáncer de próstata en fases más avanzadas

Según los asistentes a un encuentro del Hospital 12 de octubre y Astellas

Guardar

El IV Encuentro Internacional de Salud Masculina de Madrid, celebrado en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, con la colaboración de la compañía farmacéutica Astellas, entre otras, ha hecho un recorrido por todos los estadios del cáncer de próstata: localizado, localmente avanzado, metastásico y resistente a castración, y en el que los profesionales de este ámbito destacaron como vitales el diagnóstico y tratamiento precoz para frenar este tipo de tumor también en las fases más avanzadas.

Alfredo Rodríguez

Este encuentro coincidió, además, con la celebración de ‘Movember’, un movimiento solidario que busca la concienciación de la población acerca de temas sobre la salud masculina, como el cáncer de próstata. "Existe multitud de información en torno a la detección precoz del cáncer de próstata en estadios iniciales con cifras buenas, como que nueve de cada 10 pacientes con cáncer de próstata en nuestro país son diagnosticados en una fase localizada y, por tanto, potencialmente curables”, aseguró el doctor Alfredo Rodríguez, quien pertenece al Servicio de Urología del citado centro sanitario.

Respecto a un paciente que va progresando a la enfermedad y deja de responder al tratamiento hormonal y, por tanto, se vuelve resistente a castración, Alfredo Rodríguez señaló que, "en la mayoría de las ocasiones, el paciente no aprecia ningún cambio en su sintomatología y suele ser el urólogo el que detecta este cambio de estado tras la realización de una serie de pruebas".

En concreto, este especialista explicó que "es relativamente sencillo saber que el paciente ha entrado en esta última fase de resistencia a castración” e incidió en un aspecto que considera clave, como es el tiempo. “Una vez que el paciente llega a esta fase, actualmente es muy importante realizar un estudio de extensión para determinar si el paciente tiene o no metástasis y en qué lugar”, subrayó.
El papel del urólogo
Sobre el papel que desempeña el urólogo, Rodríguez apuntó que es el que "se encarga mayoritariamente del tratamiento crónico del paciente desde el inicio de la enfermedad y, por eso, una gran parte de los pacientes son diagnosticados por los urólogos”. A su vez, matizó que "una vez que el paciente llega a estadios más avanzados de la enfermedad, aparece en escena el oncólogo".

Ambos especialistas acompañarán al paciente durante esta fase de la enfermedad que, actualmente, "con los avances que se han producido en los últimos años, puede afrontarse con la mejor calidad de vida", subraya Astellas. De hecho, Rodríguez afirmó que no vió nunca “un desarrollo farmacológico tan importante para una fase tan avanzada de la enfermedad como el aparecido en los últimos cinco años”.