El 76% de personas con diabetes valora disponer de su médico para dudas sobre la insulina

Según un estudio de Lilly

Guardar

tl (2)
tl (2)
La compañía farmacéutica Lilly ha comunicado que apoyó el desarrollo del estudio Emotion para profundizar en las barreras psicológicas a la insulina e identificar las estrategias efectivas que ayuden a los pacientes, ya que según este trabajo, el 76 por ciento de los pacientes valora positivamente la disponibilidad de su médico para resolver sus dudas.

La progresión de la diabetes tipo 2 hace que la mayoría de los pacientes necesiten tratamiento con insulina para lograr el control óptimo de glucemia y prevenir las complicaciones asociadas a esta enfermedad. Sin embargo, alrededor del 30 por ciento de los pacientes que necesitan insulina son reacios a comenzar este tratamiento debido a barreras psicológicas, un fenómeno denominado 'resistencia psicológica a la insulina' y, con frecuencia, el inicio del tratamiento con insulina se pospone innecesariamente.

"El estudio Emotion se puso en marcha por Lilly para identificar qué actuaciones, afirmaciones y comportamientos de los profesionales sanitarios ayudan significativamente a los pacientes con diabetes tipo 2 y que experimentan resistencia psicológica a la insulina", afirma la doctora Miriam Rubio, que es médico responsable de Lilly Diabetes en España.

Los pacientes españoles incluidos en este estudio internacional señalaron tres iniciativas clave para iniciar y mantener el tratamiento con insulina: la actitud colaborativa del médico, conocer mejor qué es la insulina y abordar los temores del paciente sobre la inyección en sí.
Temor a las inyecciones
En este sentido, el 75,9 por ciento de los pacientes consideró que le había ayudado la disponibilidad del profesional sanitario para resolver sus inquietudes. "Que el doctor ofrezca al paciente la posibilidad de que le llame para resolver cualquier duda, ofrece una gran sensación de tranquilidad", afirma el doctor Xavier Mundet, que es uno de los investigadores principales del estudio Emotion.

Por otro lado, los pacientes consideraban que ser ellos los últimos responsables en tomar la decisión de iniciar un tratamiento con insulina no les ayudaba, lo que refuerza los beneficios de una relación de colaboración y confianza entre el paciente y los responsables de su atención médica.

En cuanto a otras actuaciones del profesional sanitario consideradas favorablemente por los pacientes se encontraban resolver temores sobre las inyecciones. En este sentido, familiarizar al paciente con el dispositivo de inyección fue destacado por el 73 por ciento de los pacientes.