Javier Cortés, Miguel Martín y Ana Lluch
Javier Cortés, Miguel Martín y Ana Lluch

Disponible en España la terapia que aporta más supervivencia en cáncer de mama avanzado

Guardar

Javier Cortés, Miguel Martín y Ana Lluch

Tres especialistas en cáncer, Ana Lluch, jefa del Servicio de Oncología y Hematología del Hospital Clínico de Valencia; Miguel Martín,  presidente del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM) y jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Gregorio Marañón de Madrid; y Javier Cortés, especialista del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, se han reunido con los medios de información para darles a conocer la aportación que, en cáncer de mama avanzado, aporta un nuevo fármaco autorizado recientemente, el pertuzumab (Perjeta).

Desde que hace más de una década y media irrumpiera Herceptin® (Trastuzumab), ningún fármaco había aportado un incremento de la supervivencia tan relevante como Perjeta® (Pertuzumab) en las pacientes con cáncer de mama HER2 positivo. Un año después de su autorización por parte de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad acaba de autorizar la financiación del uso de este nuevo anticuerpo monoclonal. Esta aprobación permitirá combinar Pertuzumab con el actual estándar de tratamiento (Herceptin® + docetaxel) para el tratamiento de mujeres con cáncer de mama localmente recidivante irresecable o metastásico HER2 positivo, que no han recibido tratamiento previo anti-HER2 o quimioterapia para su enfermedad.
Incremento de la supervivencia
De acuerdo con las informaciones facilitadas, han pasado más de diez años del primero de estos estudios y las investigaciones siguen en marcha con Pertuzumab. El visto bueno, primero europeo y ahora español, se ha basado en los datos de supervivencia global (SG) y libre de progresión (SLP) del estudio CLEOPATRA. Los resultados, publicados en New England Journal of Medicine (diciembre 2011), mostraron una mejora en la mediana de SLP de 6,1 meses: 12,4 meses para los que recibieron Herceptin® y quimioterapia frente los 18,5 meses del grupo de Pertuzumab, Herceptin® y quimioterapia.2

Los últimos resultados procedentes de este estudio datan de finales de 2012 y pusieron de relieve que añadir Pertuzumab a Herceptin® y quimioterapia reduce el riesgo de muerte en un 34% (hazard ratio [HR] = 0,66; p <0,0008)1 frente al tratamiento estándar. Según este trabajo, la supervivencia global fue de 37,6 meses (más de tres años) en el grupo de Herceptin® y quimioterapia. En el momento de aquel análisis, aún no fue posible determinar la cifra de supervivencia global para las mujeres que añadieron Pertuzumab a su tratamiento porque afortunadamente el 66% de ellas aún no había fallecido1. Dado el claro beneficio que aportó añadir Pertuzumab al actual estándar, se ofreció a todas las pacientes del estudio la opción de recibir el nuevo anticuerpo.
Valoraciones profesionales
El doctor Miguel Martín, presidente del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM) y jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, asegura que, cuando hay metástasis, la curación es casi imposible y el objetivo es controlar la enfermedad. “Por eso, uno de los momentos más angustiosos para una paciente es cuando un tratamiento deja de funcionar. Conseguir que eso suceda lo más tarde posible es clave y se ha visto que utilizar Pertuzumab en el primer tratamiento consigue ese objetivo”.

Según el doctor Javier Cortés, uno de los investigadores principales del estudio CLEOPATRA, Pertuzumab aporta un beneficio en términos de supervivencia global “como no se había visto antes en cáncer de mama con metástasis. A eso hay que añadir que lo que el fármaco consigue cuando se combina con Trastuzumab no es a costa de una gran toxicidad, sino que ésta es aceptable. La magnitud del beneficio clínico nos debe llevar a considerar la combinación de ambos anticuerpos como tratamiento de referencia en primera línea para pacientes con cáncer de mama HER2 positivo en fase avanzada”.

Por su parte, la doctora Ana Lluch coincide en el amplio impacto que el nuevo fármaco tendrá en las pacientes con un tumor HER2 positivo: “Es un gran motivo de esperanza para ellas; tenemos un nuevo recurso que nos permite decirles que van a vivir más y que además van a estar más tiempo sin la enfermedad activa, es decir sin síntomas y, por tanto, con mejor calidad de vida”.

En opinión del presidente de GEICAM, el tumor HER2 positivo ha pasado de ser el de peor pronóstico por su agresiva evolución a ser sinónimo de buen control gracias a la disponibilidad de terapias que se dirigen de forma específica al receptor HER2. “Como conocemos su punto débil, podemos actuar con eficacia sobre él. Es un cambio radical para la biología de ese tumor; si se conoce el talón de Aquiles, se puede cambiar su comportamiento. Este tumor es un ejemplo de ello”, añade.
Un fármaco con acento español
 

Nunca antes en el desarrollo clínico de un fármaco para el cáncer de mama la oncología española había tenido un peso tan grande: investigadores de nuestro país como autores principales de los trabajos esenciales con la molécula, casi un millar de pacientes recibiendo la terapia en distintos estudios, participación de numerosos hospitales… Un éxito de la oncología española que ahora llega a España. Así lo cree el doctor Javier Cortés. “Probablemente con ningún otro medicamento para el cáncer de mama hayamos tenido una involucración tan importante. No solo está el estudio CLEOPATRA, que proporciona la indicación que ahora se aprueba; otros  estudios fase III, el APHYNITY y el PHEREXA,  también están liderados por investigadores españoles”.

La contribución de los investigadores españoles al programa de desarrollo clínico de Pertuzumab ha sido crucial desde las fases más tempranas, participando activamente en el diseño, la puesta en marcha, y desarrollo de los primeros ensayos clínicos. Los nombres de oncólogos de nuestro país figuran en las principales investigaciones publicadas hasta la fecha. Desde los estudios para evaluar la seguridad y farmacocinética de la molécula hasta los trabajos actualmente en marcha que prueban su potencial en fases iniciales del tumor, la oncología española ha liderado el desarrollo de un tratamiento considerado una de las innovaciones terapéuticas más relevantes en más de diez años, un nuevo hito en la medicina personalizada para este tipo de tumor especialmente agresivo.
Acerca de Perjeta®
Terapia personalizada que actúa sobre el receptor HER2, una proteína que se encuentra en cantidades elevadas en la parte exterior de las células tumorales HER2 positivo. Pertuzumab es el primero de una nueva generación de agentes dirigidos denominados Inhibidores de la Heterodimerización del HER2 (HDI por sus siglas en inglés). Previene que el receptor HER2 dimerice (se una) al receptor HER3. De este modo, Pertuzumab bloquea la transmisión celular de señales, pudiendo así inhibir el crecimiento de las células cancerosas o conducir a su muerte. La unión del Pertuzumab a HER2 también podría inducir al sistema inmunitario a destruir las células cancerosas. Pertuzumab se une a un epitopo diferente que Herceptin en el receptor HER2, por lo tanto, presentan mecanismos de acción complementarios que se traducen en un bloqueo más completo de las vías de señalización del HER implicadas en la proliferación y supervivencia de las células cancerígenas dependientes de HER2.