Destinan 85 millones de euros para el Programa Europeo ENABLE de búsqueda de nuevos antibióticos

La Fundación MEDINA desarrollará su primer antibiótico innovador

Guardar

Olga Genilloud
Olga Genilloud
Más de 30 universidades europeas, centros de investigación y empresas privadas unen fuerzas bajo el liderazgo de GlaxoSmithKline y la U. de Upsala, inyectando 85 millones de euros en el proyecto ENABLE, European Gram-Negative Antibacterial Engine, un programa de seis años de la Iniciativa de Medicamentos Innovadores, IMI, para  el desarrollo de nuevos antibióticos frente a patógenos Gram-negativos.

Olga Genilloud

En este marco, “MEDINA aporta al proyecto uno de los nuevos antibióticos que serán desarrollados en esta colaboración. Nuestra participación en el programa representa una oportunidad fantástica para el desarrollo conjunto de uno de los productos naturales más avanzados de nuestro pipeline”, confirma Olga Genilloud, directora científica del centro. (MEDINA, Fundación MEDINA, es un centro de investigación independiente fruto de la colaboración entre Merck Sharp & Dohme, MSD, la Junta de Andalucía y la Universidad de Granada y ubicado en el Parque Tecnológico de la Salud en Granada).
De manera gradual
Mientras que el mundo se enfrenta al creciente problema de la resistencia a los antibióticos, sólo dos nuevas clases de antibióticos han llegado al mercado en los últimos 30 años. El descubrimiento y desarrollo de nuevos antibióticos es imprescindible para mantener los avances médicos, pero plantea importantes retos a nivel científico, clínico y financiero, particularmente en el desarrollo de antibióticos con amplio espectro frente a bacterias Gram-negativas (como E.coli). Estas bacterias presentan unas barreras efectivas frente a los antibióticos, lo que hace que su tratamiento sea difícil, con grandes probabilidades de resistencia y elevados costes de desarrollo y de riesgo financiero. La introducción de un nuevo antibiótico en el mercado tendría que llevarse a cabo de manera gradual para intentar retrasar la aparición de resistencias, lo que añadiría un reto financiero adicional para recuperar los costes de desarrollo.
Modelo Público-Privado
Como respuesta a las barreras que se presentan actualmente en el desarrollo de nuevos antibióticos, la Iniciativa de Medicamentos Innovadores, IMI, partenariado de la Comisión Europea y las principales empresas farmacéuticas -a través de EFPIA, Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica-, ha lanzado bajo el programa New Drugs for Bad Bugs (ND4BB;  “Nuevos Medicamentos para bichos malos”), una serie de proyectos cuyo propósito es abordar los cuellos de botella en el desarrollo y uso efectivo de antibióticos innovadores.

El proyecto ENABLE, el tercero dentro de la serie ND4BB, reúne a 32 socios de 13 países con la misión de establecer una plataforma de referencia para el descubrimiento de antibióticos que permita la progresión de programas de investigación desde la fase de discovery a la Fase 1 de Ensayos Clínicos. El portafolio preliminar de candidatos se irá expandiendo a través de ofertas públicas con el objetivo de crear un portafolio completo de desarrollo, que permita completar en 2019 ensayos clínicos de Fase 1 de al menos un nuevo antibiótico frente a infecciones por Gram-negativos.

Esta inversión público-privada a través del IMI, refleja  el cambio de modelo en el desarrollo de nuevos medicamentos en áreas de alto riesgo como son los antibióticos, y tiene la misión de reunir el conocimiento concentrado en universidades, centros de investigación e industria privada Europeas para enfrentarse a retos globales. Esta iniciativa coloca a Europa en primera línea de investigación colaborativa en salud entre la industria y los centros académicos.