Chiesi anuncia que Curosurf contribuyó a salvar a 4 millones de neonatos en sus 25 años

En el Día Mundial del Niño Prematuro

Guardar

La compañía farmacéutica Chiesi ha anunciado, coincidiendo con el Día Mundial del Niño Prematuro que se celebró el 17 de noviembre, que su surfactante pulmonar Curosurf contribuyó, en sus 25 años de historia, a salvar la vida de "más de cuatro millones" de neonatos con síndrome de distrés respiratorio (SDR), la patología "más frecuente" en bebés prematuros, causada por la falta de maduración de sus pulmones, que impide la respiración normal y aumenta su riesgo de padecer asma, EPOC y otras patologías respiratorias en la edad adulta.

Chiesi_Logo_3En este sentido, el laboratorio explica que el SDR se trata administrando un surfactante, para evitar que los pulmones del recién nacido se colapsen. La historia del fabricado por Chiesi, Curosurf, se remonta a los años 80, cuando el grupo farmacéutico apoyó la investigación de Tore Curstedt y Bengt Robertson para desarrollar un fármaco contra esta patología, en aquel momento una de las principales causas de mortalidad infantil.

Ahora, Chiesi presenta Lisacath, un catéter diseñado específicamente para la administración de Curosurf "de forma mínimamente invasiva". Éste, indica la compañía, es el "elemento clave" de la técnica LISA (Less Invasive Surfactant Administration), que consiste en administrar el surfactante sin necesidad de intubar, "evitando producir efectos dañinos en las vías aéreas".

Además, el laboratorio asegura que facilitará el nuevo catéter a los profesionales sanitarios "sin coste alguno para el sistema nacional sanitario", con el objetivo de que "el mayor número posible de niños se puedan beneficiar de las ventajas de esta nueva técnica", cuyo uso cuenta con la aprobación de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).
Un catéter sin coste para el SNS
El director general de Chiesi España, Giuseppe Chiericatti, incide en el compromiso de la compañía por "proporcionar un total care, soluciones que van más allá del tratamiento farmacéutico a través de la búsqueda de servicios, devices y procesos para los profesionales en neonatología, los niños prematuros y sus familias".

"Lisacath aporta valor a los médicos y a los pacientes por encima del rendimiento para la compañía", añade, y señala como prueba de ello que "la compañía pone en el mercado el catéter sin ningún coste para el sistema sanitario de salud y pensando únicamente en el beneficio de los niños prematuros".

Según datos de Chiesi, los nacimientos antes de la semana 37 de gestación "se han incrementado notablemente" en las últimas décadas, hasta el punto de que, en la actualidad, nacen unos 30.000 niños prematuros cada año en España. Las complicaciones relacionadas con la prematuridad, señala, son precisamente "la principal causa de defunción en los niños menores de cinco años".