Chiesi analiza la actualización del informe de la Iniciativa Global para la EPOC 2017

Encuentra deficiencias y objetivos no cumplidos

Guardar

La compañía farmacéutica Chiesi ha analizado la actualización del informe de la Iniciativa Global para la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (GOLD), que para el laboratorio "constituye un importante documento estratégico para muchos profesionales de la comunidad clínica y de I+D y ha sido compilado desde un grupo de expertos internacionales en este campo".

18 Logo Chiesi"Esta revisión del documento es un avance positivo, desde la última actualización de 2011, cuando se introdujo la nueva clasificación de pacientes A-B-C-D, se basaba en la evaluación simultánea del deterioro de la función pulmonar, la gravedad de los síntomas y el riesgo de futuras reagudizaciones", expresa Chiesi.

Sin embargo, "la base de evidencia de la nueva versión del informe GOLD es limitada en ciertas áreas fundamentales, ya que, como se indica claramente en el texto principal, la base para las recomendaciones de tratamiento provienen parcialmente por datos que proceden de ensayos clínicos aleatorizados", afirma el director médico y de Desarrollo Clínico Global de Chiesi Farmaceutici, el profesor Stefano Petruzzelli.

"Aunque se ha eliminado la inflamación de la definición de la enfermedad, una parte sustancial de la sección de fisiopatología sigue centrándose en el patrón inflamatorio en la EPOC, con mayor atención al efecto de la reacción inflamatoria en las pequeñas vías respiratorias, en comparación con la versión anterior. No obstante, esta importante característica de fondo de la enfermedad parece omitirse después o se le da una menor prioridad en las recomendaciones de tratamiento", continúa el profesor Petruzzelli.
No cumple los objetivos
Según el director médico de Chiesi, el nuevo informe GOLD no cumple el objetivo de aclarar la estrategia terapéutica en los pacientes con EPOC en comparación con las recomendaciones anteriores, basadas en el nivel de evidencia clínica. Además, asegura que "añade complicaciones prácticas al uso del arsenal terapéutico disponible para que los médicos puedan ayudar a los pacientes a reducir la carga de los síntomas y el riesgo de reagudizaciones potencialmente mortales de su enfermedad".

"La gran cantidad de datos generados desde el último informe GOLD en 2011 sin duda merecen una evaluación detallada y, en caso necesario, podrían requerirse estudios confirmatorios para garantizar la validez de la fortalezas de las recomendaciones, y llegar con una base de datos clínicos sólidos. Es aquí en lo que, en nuestra opinión, el nuevo informe GOLD de 2017 presenta deficiencias", concluye Petruzzelli.