Industria farmacéutica Según informa Farmaindustria en el Día Mundial de la Lucha contra el Sida

La industria farmacéutica tiene 160 nuevos medicamentos en investigación contra el VIH

— Madrid 30 Nov, 2020 - 4:53 pm

En el marco del Día Mundial de la Lucha contra el Sida, que se celebra este martes, 1 de diciembre, Farmaindustria, la patronal de la industria farmacéutica innovadora de España, ha comunicado que este sector tiene 160 nuevos medicamentos en investigación del VIH, y España participa con 144 ensayos clínicos sobre esta enfermedad.

En las últimas tres décadas, “los avances en investigación sobre el VIH/sida han transformado su abordaje farmacológico, lo que le ha permitido pasar de una enfermedad mortal a una patología crónica y manejable, con una esperanza de vida similar a la de las personas sin VIH”, destaca esta patronal.

El pasado mes de julio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que, entre 2000 y 2019, las nuevas infecciones por VIH disminuyeron en un 39 por ciento, las muertes se redujeron en un 51 por ciento y 15,3 millones de vidas se pudieron salvar gracias a los tratamientos antirretrovirales.

Solo en España, las tasas de mortalidad cayeron un 92 por ciento en el periodo entre 1995 y 2013, según datos de la Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica (Efpia), a la que pertenece Farmaindustria. Lo mismo ocurrió en los países del entorno europeo y en Estados Unidos, donde la reducción de la mortalidad por sida cayó un 88 por ciento en dicho periodo.

Tratamientos antirretrovirales

“El progreso ha sido posible gracias a las mejoras que han supuesto los más de 30 tratamientos antirretrovirales aprobados en la Unión Europea (UE) hasta el año pasado”, indica Farmaindustria. Las principales innovaciones terapéuticas se produjeron a partir de 1995, entre las que destacan la aprobación del primer inhibidor de la proteasa (en 1995), el primer inhibidor análogo nucleósido (2001), el primer inhibidor de adhesión (2003), el primer tratamiento de una sola pastilla al día (2006), el primer co-receptor CCR-5 (2007) y el primer fármaco para la profilaxis pre-exposición (también conocido como PrEP).

“Los avances en la terapéutica de la infección por VIH en las últimas décadas han sido absolutamente relevantes para el control de la infección y para la mejora de la calidad de vida de las personas”, afirma el presidente de la Coordinadora Estatal de VIH y sida (Cesida), Ramón Espacio.

“Hemos pasado de tratamientos muy difíciles de tomar correctamente, debido al elevado número de pastillas, tomas diarias, restricciones dietéticas y efectos secundarios, a tratamientos muy bien tolerados y de un solo comprimido al día. Además, ha mejorado mucho la eficacia y la mayoría de los tratamientos actuales tienen una barrera genética muy alta, lo que evita la aparición de resistencias”, añade Ramón Espacio.

Como consecuencia directa de esta revolución terapéutica, las personas con VIH son uno de los colectivos que reportan mejor adherencia y éxito terapéutico, lo que convierte su uso en una de las armas más coste-efectivas para los sistemas sanitarios. Esta realidad acaba de ser refrendada por un estudio español presentado en noviembre en el encuentro europeo de la Sociedad Profesional para la Economía de la Salud y la Investigación de Resultados en Salud (Ispor), aunque son muchos los estudios que vienen avalando sus buenos resultados en los últimos años.

Inversión “rentable”

Bajo el nombre ‘Treinta y dos años de terapia antirretroviral para personas que viven con VIH en España: ¿Ha sido una intervención eficaz?‘, investigadores españoles, liderados por el jefe de Sección en el Servicio de Farmacia del Hospital Universitario Son Espases, de Palma de Mallorca, Pere Ventayol, concluyen que estos tratamientos suponen una inversión rentable desde el punto de vista sanitario y también social.

Así, a lo largo de las tres últimas décadas, el Sistema Nacional de Salud (SNS) habría invertido 6.185 millones de euros en terapias antirretrovirales, logrando evitar 323.651 muertes por sida, 500.129 casos de sida y 161.417 casos de VIH, con un ahorro total de 41.997 millones de euros. Además, se estima que el ahorro neto asociado a estos resultados sería de 35.812 millones de euros desde una perspectiva social y de 1.032 millones de euros desde una perspectiva sanitaria, según recoge este estudio.