Industria farmacéutica Cierra 2013 con 678 millones facturados, un 0,3% más que el año anterior

Indukern crece gracias a su negocio internacional veterinario

El grupo Indukern cerró 2013 con 678 millones de euros de facturación, es decir, 2 millones de euros más que el año precedente o, lo que es lo mismo, un 0,3% más. Estos datos suponen un mantenimiento de la facturación para el grupo pese a las “fortísimas” medidas de contención del gasto farmacéutico que el Gobierno ha venido ejecutando desde 2010, según apuntó en rueda de prensa en Barcelona el vicepresidente ejecutivo del grupo, Raúl Díaz-Varela.

Y esto, según explicó, fue debido al importante incremento de facturación del negocio de una de sus empresas, Calier, cuya actividad se centra en la investigación, desarrollo, fabricación y comercialización de productos para la salud animal, que desarrolla en su mayor parte en el extranjero. Y que ha visto crecer su facturación en 9 millones de euros.

Pese al crecimiento del grupo, su compañía principal, también llamada Indukern, dedicada a la distribución de productos químicos a nivel global, y Ken Pharma, la compañía farmacéutica del grupo, han visto reducida su facturación en un 1,4% y un 2,9% (6 y 5 millones de euros, respectivamente).

Sin embargo, la diversificación del grupo y su importante internacionalización, del 58% en el grupo pero que llega al 84% en el caso de Calier, le ha permitido facturar más que en años anteriores. Según dijo Díaz Varela, España sigue siendo su “mercado natural”, pero reconoció que están haciendo más esfuerzos a nivel internacional.

“Somos cautos, sobre todo en el entorno en el que nos encontramos, pero confiamos en las que han sido siempre nuestras claves de crecimiento: la detección de oportunidades en los mercados en los que operamos, la diversificación de las tres empresas y la internacionalización”, explicó.

Raúl Díaz Varela, vicepresidente ejecutivo de Indukern

Raúl Díaz Varela, vicepresidente ejecutivo de Indukern

El grupo, con 1.900 empleados, 900 de ellos en España, ha venido manteniendo un crecimiento ininterrumpido desde 2003, cuando facturó 333 millones. En apenas diez años su facturación se ha más que duplicado, y las perspectivas son buenas para el futuro. De hecho, en 2013 en lo que se ha centrado el grupo ha sido en ejecutar inversiones que les preparan para este futuro y que van a ser decisivas en su plan de negocio.

Así, invirtieron 30 millones de euros, que se suman a la compra de Gynea Laboratorios, que seguirá funcionando como empresa independiente. Indukern destinó 6,6 millones a su centro logístico en Rusia, que fue inaugurado a finales del año pasado, mientras que Calier adquirió el Centro Europeo de Empresas e Innovación, con el que ya ha iniciado la comercialización de nuevas vacunas aviares en países de menor regulación, como es el caso de Marruecos, donde ya vende cuatro vacunas desarrolladas y producidas en León.

Asimismo, en la compañía farmacéutica Ken Pharma, la mayor inversión se centró en la ampliación de su planta de Terrassa (Barcelona), que finalizó a principios de este año y ya está plenamente operativa. Este pasado año apostaron más por los medicamentos de precios libres, pero “sin abandonar los genéricos”, dado que creen que “aún existen oportunidades”, pese a los “dos años duros vividos”. De hecho, seguirán lanzando cada año al mercado entre 20 y 30 productos mayoritariamente genéricos.