Política y Sociedad

Iñaki Ereño (Sanitas) insiste sobre las desgravaciones por seguro médico privado para aliviar parte del gasto sanitario público

Iñaki Ereño, consejero delegado de Sanitas
Iñaki Ereño, consejero delegado de Sanitas
Pedro Navarro, vicepresidente de Patronato de la Fundación Esade 
Pedro Navarro, vicepresidente de
Patronato de la Fundación Esade 

Este martes, el vicepresidente de Patronato de la Fundación Esade, Pedro Navarro, dio su más cálida bienvenida al consejero delegado de Sanitas como protagonista de un nuevo desayuno organizado por la escuela de negocios en su sede madrileña. Iñaki Ereño empezó su disertación confesando ser un firme creyente en el sistema sanitario español, tanto en su vertiente privada como pública. En ese sentido, sin embargo, lamentó que la Medicina privada no gozara de todo el reconocimiento que merecía. Según sus cálculos, el sistema sanitario estaría suponiendo actualmente el 10% del PIB nacional (90.000 millones de euros, aproximadamente) del que un 30% correspondería a la sanidad privada. Además, este sector estaría asumiento en estos momentos el 10% de la actividad pública, a través de diferentes formas de colaboración.

 

Sanitas y el mercado asegurador

 

Según explicó Ereño, el sector asegurador está creciendo al 3%, aunque ha experimentado una caída del 30% en margen desde que se evidenciara la crisis. Su crecimiento actual se debe al aumento en el número de primas y no de asegurados. En este contexto Sanitas, que es una compañía de seguros de salud, mantiene su crecimiento y sigue generando empleo. En estos momentos atiende a 2 millones de asegurados, realizando 1 de cada 4 actos médicos en sus propios centros; el resto se atiende en otros grupos con los que Sanitas tiene acuerdos como, por ejemplo, los HM Hospitales de Madrid. En palabras del CEO de la aseguradora, su grupo es netamente de ámbito nacional y depende internacionalmente de BUPA, British United Provident Association. En España va a crecer en el área dental, con 200 nuevos centros, y también en medicina estética. Además, Sanitas trabaja activamente dentro del IDIS, Instituto para I+D de la Sanidad, para recuperar la desgravación del 15% por seguro medico, junto a otras muchas iniciativas.

 

Modelos MUFACE y Manises

 

Ereño aseguró tener tendida la mano a la Administración para que pueda verse descargada en sus gastos de Atención Primaria y a crónicos. En esos campos, la presencia de grupos como Sanitas en el mercado residencial puede ser una gran ayuda. También en el plano de la colaboración con el sector público, Ereño puso el ejemplo de Muface y el del hospital de Manises (Valencia). En el caso de Muface, aseguró que es la modalidad de sanidad privada elegida por el 82% de los funcionarios y que bien podría ser un modelo extensible a la sociedad en su conjunto.

 

En cuanto al hospital de Manises, Ereño lo describió como un modelo de atención privada con fondos públicos. Dicho hospital corresponde a un departamento sanitario licitado por la Consejería de Sanidad de la Generalitat por el cual Sanitas se comprometió a llevar la gestión íntegra, además de construir el propio hospital y otros centros. En el momento de la ponencia, Ereño todavía no sabía si su grupo podrá llegar al 7,5% de beneficio que contempla la concesión. Lo que sí parece confirmarse es que la gestión privada estaría reduciendo el gasto sanitario. El área de Manises incluye a 200.000 valencianos.

 

1 Comentario

  1. Sam Bernstein says:

    Ignacio Ereño Iribarren fue compañero mío de estudios en ese asqueroso centro de adoctrinamiento denominado el Colegio Nuestra Señora del Recuerdo, de los curas jesuitas, un auténtico vivero de cachorros de las élites del PP. Por el simple hecho de que yo era un chico “diferente”, este señor (por llamarlo de alguna manera), junto con otros de su misma ralea que se las dan de supermachos y que para sentirse importantes necesitan humillar a los débiles, se dedicó a practicar conmigo, con verdadera saña, esa actividad que afortunadamente despierta hoy una gran alarma social: el “bullying” o acoso escolar. Repetidamente me hizo objeto, en público, de humillaciones verbales y agresiones físicas. Esto estuvo ocurriendo durante cuatro cursos escolares, entre mis 14 y mis 18 años de edad. Como resultado, he tenido a lo largo de todo el resto de mi vida numerosos problemas psíquicos, he realizado varios intentos de suicidio y padezco dolorosísimos dolores psicosomáticos crónicos. Mi familia ha tenido que gastarse, sin mucho éxito, un dineral en tratamientos para intentar curarme; y no somos gente adinerada en absoluto. Debido a las angustias, mi padre entró en una espiral de alcoholismo que ahora lo tiene prácticamente demente senil e impedido físicamente, y mi madre acaba de morirse de cáncer en ambos pulmones. Este señor (por llamarlo de alguna manera, repito) disfruta de un altísimo cargo en la entidad médica SANITAS (en latín, salud), y le permiten publicar un libro (“El sueño de Nicolás”, burdo, ñoño y sensiblero) sobre la necesidad del amor y la ilusión en la infancia. En fin, no es extraño que, así, España vaya como va.