Farmacia

Ignacio Echániz informa sobre la Ley de Ordenación Farmacéutica de Castilla-La Mancha

— Toledo 26 Jun, 2014 - 5:44 pm

Ignacio Echániz

Ignacio Echániz

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el consejero de Sanidad y Asuntos Sociales del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, manifestó que “la Ley de Ordenación Farmacéutica impulsa la sostenibilidad y la existencia de las farmacias rurales”. El titular de Sanidad insistió en que “es una norma consensuada con el sector farmacéutico y que apoya en especial al ámbito rural, donde las oficinas de farmacia realizan un servicio imprescindible”.

En este sentido, la nueva Ley de Ordenación Farmacéutica primará a los farmacéuticos rurales en los concursos de nuevas oficinas de farmacia. El nuevo procedimiento permitirá valorar con mayor puntuación a aquellos que hayan trabajado en oficinas de farmacia de núcleos de población con menos de 750 y de 1.500 habitantes. “En Castilla-La Mancha hay 1.274 oficinas de farmacia, 424 que se encuentran en poblaciones pequeñas, que se verán beneficiadas con el nuevo procedimiento de concurso”, destacó Echániz.

Según informa la Consejería, la reforma de esta norma ha sido consensuada con el sector farmacéutico. Se han tenido en cuenta las propuestas de Colegios de Farmacéuticos, la Asociación de Farmacéuticos Rurales, Sociedades de Farmacia Hospitalaria y de Atención Primaria. Echániz explicó que “los farmacéuticos han solicitado una revisión de la norma, porque la legislación vigente es de 2005 y tiene que adaptarse a las nuevas circunstancias, por ejemplo a la situación de las farmacias rurales, la utilización de la receta electrónica o la venta por internet”.

Nuevas funciones de los farmacéuticos

Entre los objetivos de la modificación de la norma está su adaptación a la normativa estatal, optimizar la planificación farmacéutica y mejorar la asistencia mediante el desarrollo de nuevas funciones de los farmacéuticos. Echániz destacó que “la ley contempla la creación de una Comisión Regional de uso racional de los medicamentos, para promover la capacidad de gestión y su utilización responsable”.

Por otra parte, la reforma establece la base legal para la ordenación de los depósitos de medicamentos y la atención farmacéutica a las residencias de mayores de Castilla-La Mancha en las que se atiende a más de 20.000 personas.

El turno de guardias, puesto en marcha por la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales en 2013, protege y garantiza la asistencia farmacéutica en el medio rural. La reforma de la regulación de las guardias ha permitido que ningún ciudadano se quede sin servicio de guardia, o incluso de farmacia.

Por otra parte, Castilla-la Mancha ha sido la primera comunidad autónoma en aprobar el decreto que mejora el margen de dispensación en las farmacias, que beneficia a las oficinas rurales y garantiza su viabilidad.