Tecnología e Investigación En relación con los avances de la compañía Boston Scientific

La Fundación IDIS analiza la mejora “notable” en la seguridad de la radioterapia de próstata

— Madrid 21 Oct, 2020 - 1:30 pm

En el marco del Comité de Innovación de la Fundación IDIS, entidad nacional que agrupa a instituciones y organizaciones en defensa y promoción de la Sanidad Privada, la compañía Boston Scientific ha presentado sus avances con el hidrogel SpaceOAR para paliar en lo posible los daños colaterales de la radioterapia en cáncer de próstata, considerados como una “mejora notable” en la seguridad de este tratamiento.

La doctora Elena Moreno, que es oncóloga radioterápica y la coordinadora de la Unidad de Radioterapia de GenesisCare en el Hospital La Milagrosa de Madrid, explicó que este “hidrogel biodegradable sirve de espaciador temporal (entre tres y seis meses) entre la próstata y el recto para reducir la dosis de radiación y evitar que el recto reciba exposición a la radiación durante la radioterapia a la próstata”.

“El uso de este hidrogel ayuda a que los efectos secundarios urinarios, sexuales e intestinales mejoren a la vez que protege la calidad de vida de los pacientes con cáncer de próstata sometidos a radioterapia”, subrayó dicha especialista sanitaria.

Durante esta reunión, la directora HEMA Southern Cluster de Boston Scientific, Paloma Beltrán, aludió a la importancia de “la incorporación de elementos de mejora de la calidad de vida en esta patología” y mencionó “la relevancia de las herramientas con este mismo propósito en otros procesos, como la insuficiencia cardíaca, un problema de salud que puede afectar en 2030 a un 25 por ciento de la población y que supone un alto gasto sanitario al tratarse de una patología crónica”.

Mecanismos para insuficiencia cardiaca

Por ello, durante esta sesión también se hizo referencia a la herramienta HeartLogic, la cual evita hospitalizaciones por el agravamiento de la insuficiencia cardiaca gracias al diagnóstico precoz. En concreto, registra medidas de múltiples sensores, como los tonos cardiacos, la respiración, la impedancia torácica, la actividad y la frecuencia cardiaca, las combina en un índice compuesto y envía una alerta proactiva de un posible empeoramiento de la insuficiencia cardíaca, lo que reduce la tasa de falsos positivos y mantiene una alta sensibilidad.

Carlos Briz, que es el senior Product Manager CRM de Boston Scientific, detalló cómo esta herramienta “permite realizar un seguimiento diario del paciente y conocer el empeoramiento de su estado de salud desde un mes antes de aparecer los síntomas que indican el agravamiento de esta patología, generando así beneficios para los pacientes en términos de confianza, pronóstico y calidad de vida y para los clínicos, al ser este un elemento predictivo del ingreso hospitalario, a la vez que mejorar los resultados sanitarios y de salud alcanzados”.

El secretario general de la Fundación IDIS, Ángel de Benito, resaltó que “la incorporación de innovaciones que inciden en una Medicina más personalizada, predictiva y precisa es esencial para mejorar la eficiencia, la calidad, la seguridad y los resultados sanitarios y de salud”.