Política y Sociedad las organizaciones denuncian "los servicios mínimos abusivos" impuestos

Comienza la huelga MIR de Madrid tras el rechazo de la Consejería a negociar el Convenio

— Madrid 13 Jul, 2020 - 1:33 pm

La huelga indefinida de residentes de la Sanidad madrileña (MIR, EIR, FIR, BIR y QIR) ha dado comienzo este lunes, 13 de julio, una convocatoria del Comité de Huelga MIR que surge como respuesta a la Consejería de Sanidad del Gobierno de la Comunidad de Madrid, “por su profundo rechazo a negociar un convenio para este colectivo”, tal y como informa el sindicato médico madrileño Amyts.

Además de esta huelga, a la que estaban llamados más de 4.600 residentes, se convocó una manifestación a la que acudieron “numerosos profesionales para mostrar su desacuerdo con la actitud de la Comunidad de Madrid. Frente a la sede de la Consejería de Sanidad y frente a la de la Dirección General de Recursos Humanos del Servicio Madrileño de Salud (Sermas), los residentes han exigido a la Administración sentarse para alcanzar mejoras reales”, explica la citada organización sindical.

“Pese a las múltiples trabas que nos están poniendo en el camino, como los servicios mínimos abusivos del 100 por cien, y de su negativa a escuchar nuestras demandas como colectivo, hoy se demuestra que lo único que han conseguido es que el movimiento crezca y se haga más fuerte, y que no vamos a parar hasta que se sienten a negociar con nosotros”, declara el presidente del Comité de Huelga MIR, Diego Boianelli.

Después de que el Comité de Empresa MIR enviase, el pasado 22 de mayo, el borrador del Convenio Colectivo para los residentes madrileños, “la única reacción de la Consejería de Sanidad ha sido reconocer que ni se han leído el documento. Por otra parte, las reuniones celebradas han servido para cerciorar esta criticada actitud”, agrega Amyts.

Seguimiento “masivo”

Además, la Administración sanitaria del Ejecutivo de esta región ordenó unos servicios mínimos para la huelga, lo cual fue denunciado por este sindicato, si bien “los residentes han realizado un seguimiento masivo de los paros permitidos. Ya a las 8 horas se ha mostrado este apoyo en las concentraciones celebradas a las puertas de todos los hospitales madrileños”, destaca.

“Se trata de una movilización sin precedentes por parte de los residentes en la Comunidad de Madrid, que, probablemente, no habría concurrido a este nivel sin la asociación de varios factores: unas condiciones previas pésimas y una pandemia que nos ha agotado física, emocional y psicológicamente”, describe Susana Pardo, que es miembro del Comité de Huelga MIR y de Amyts.

Aspectos como asegurar espacios de descanso dignos, la libranza tras las guardias, la supervisión directa obligatoria a los residentes de primer año, la presencia mínima de un adjunto por cada cuatro residentes durante las guardias, el cobro de las guardias localizadas y una subida salarial, “en una de las regiones más caras del país y que peor paga a los residentes”, son solo algunas de las propuestas que salen de este colectivo.

“Después del impacto que ha supuesto la Covid-19 en nuestra corta trayectoria profesional, donde nos hemos expuesto a nosotros y nuestras familias por estar en primera línea, nos hemos dejado la piel desempeñando tareas muy por encima de nuestro nivel de experiencia y no nos han recompensado de ninguna forma como en otras comunidades autónomas, los hospitales son una olla a presión. No vamos a aceptar más que la ‘vocación’ sirva de excusa para pisar y explotar a profesionales que se van a encargar de mantener el sistema sanitario en pie”, recalca Susana Pardo.

 

Continuar la negociación

“Estamos dispuestos a cancelar la huelga si la Consejería pone sobre la mesa unas propuestas mínimas firmes a partir de las cuales continuar las negociaciones y se comprometa a cumplirlas”, concluye, en este sentido, la propia Pardo.

Por su parte, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) exige al Ministerio de Sanidad “que acabe de una vez con la precariedad y los turnos abusivos de los MIR, que inician una huelga indefinida en la Comunidad de Madrid y que continuarán sus protestas en otras comunidades autónomas a lo largo del mes”. Así, muestra su apoyo “a las reivindicaciones del colectivo, ya que sufren unas condiciones laborales muy precarias desde hace años”.

“Ahora más que nunca, reclamamos unas condiciones de trabajo dignas y un contrato que garantice continuidad y seguridad para estos trabajadores/as. Existe una fuga de profesionales a otros países, a pesar de que hay que reforzar el personal de la Sanidad en todas las comunidades autónomas, y es urgente que sigan trabajando en nuestro país tras especializarse”, declara este sindicato.

Derecho inexcusable

Asimismo, la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (ADSPM) manifiesta su apoyo a la huelga y aclara que “la reclamación de los especialistas en formación (MIR, EIR, PIR, BIR, FIR, RFIR y QIR) de unas condiciones laborales dignas es un reconocimiento que debería de haber sido recibido positivamente por la Comunidad de Madrid, porque es un derecho inexcusable de todas personas que desempeñan un trabajo”.

Por otro lado, “los internos residentes reclaman cuestiones relacionadas con la docencia y la supervisión que son fundamentales para su formación e imprescindibles para garantizar una adecuada cualificación y práctica profesional. Durante la pandemia, este colectivo, como los demás trabajadores de la Sanidad, ha hecho un esfuerzo de especial dedicación en su compromiso con la atención sanitaria de la población, que debe ser reconocido, no solo con homenajes y actos simbólicos, sino con mejoras concretas”, continúa la Asociación, que denuncia los “servicios mínimos abusivos y distintos a los que se les habían aplicado hasta el presente en otras convocatorias de huelga”.

La Federación de empleados y empleadas de los Servicios Públicos de la delegación madrileña del sindicato Unión General de Trabajadores (FESP-UGT Madrid) exige, en el marco de la huelga, unas condiciones que regulen el trabajo de los residentes en la región, entre las que se contemplen “mejoras sustanciales como los descansos obligatorios tras las jornadas de 24 horas seguidas y mejoras salariales más acordes a la responsabilidad legal y humana que es asumida durante los contratos MIR”, entre otras cosas.

Por ello, FESP-UGT Madrid insta a la Consejería de Sanidad “a sentarse con el colectivo con verdadera voluntad de negociación, algo que hasta ahora no ha hecho, y deje de deslegitimar la huelga como herramienta de los trabajadores para conseguir sus legítimas aspiraciones, que es lo único que hasta ahora ha hecho esta Administración”, denuncia.