Salud Mental Según el Colegio Oficial de Psicología de Andalucía Oriental

La hospitalización sin acompañante puede afectar en la recuperación del paciente

— Sevilla 26 Feb, 2021 - 10:21 am

“La pandemia está provocando que los pacientes que tienen que ser hospitalizados por cualquier motivo tengan que permanecer aislados, sin acompañantes, y ello está afectando, desde el punto de vista psicológico, tanto a los enfermos como a sus familiares”, según explica Ángeles Ortiz, que es miembro de la Sección Profesional de Psicología Clínica y de la Salud del Colegio Oficial de Psicología de Andalucía Oriental (COPAO).

Dicha psicóloga resalta que “el estrés ya es una realidad intrínseca de cualquier tipo de hospitalización, por lo que, en el entorno Covid-19, agrega una mayor vulnerabilidad del paciente, debido al contexto social y al exceso de noticias al que estamos sometidos diariamente (infodemia)”.

A su vez, Ángeles Ortiz recuerda que el hecho de que el paciente no cuente con acompañamiento de un familiar o persona allegada durante el proceso de hospitalización “hace que se desarrollen sentimientos como ansiedad y agitación, que se hacen especialmente agudos en los casos de pacientes con procesos de demencia, deterioro cognitivo, trastornos psicológicos o en recuperación de un proceso de delirium (síndrome confusional agudo); bajada de ánimo ante la falta de control de la situación, sentimiento de incertidumbre e indefensión”.

De la misma manera, los enfermos, por esta situación, señalan “una sensación de irrealidad debido al aislamiento, el silencio de los pasillos -normalmente muy concurridos con visitas y familiares- y la frialdad por los equipos de protección (EPI)”, sostiene Ortiz.

Adherencia a los tratamientos

Estos sentimientos tienen una incidencia clara sobre la adherencia a los tratamientos y repercuten en la recuperación del paciente y su pronóstico a medio-largo plazo. “Es un aspecto vital en las personas ancianas, en las que se observan procesos reactivos a la hospitalización y susceptibles de sufrir cuadros depresivos y/o demencias”, declara esta profesional del COPAO.

“Otro aspecto a tener en cuenta es el síndrome ‘post-UCI‘ que afecta a la persona en sus dimensiones física, psicológica y cognitiva manifestando cuadros de depresión, ansiedad y estrés postraumático, así como estados confusionales, dificultades de atención y de memoria”, prosigue Ortiz.

Entre las pautas que ofrece el COPAO para gestionar la situación de estrés en pacientes hospitalizados figuran utilizar estrategias de afrontamiento apropiadas; asumir qué se puede controlar y qué no; tratar de normalizar la situación con el paciente y el resto de la familia; y descargar las emociones intensas no deseadas, como la tristeza, el miedo y la ira, buscando el apoyo en el resto de la familia.