9b4246e5-3aad-46d5-8a3c-4324f366583f
9b4246e5-3aad-46d5-8a3c-4324f366583f

Un niño de Barcelona recibe el alta tras ser trasplantado de seis órganos en el Hospital La Paz

Después de permanecer tres años en lista de espera

Guardar

La Asociación NUPA ha comunicado que un niño de Barcelona recibió el alta médica tras ser trasplantado de seis órganos en el Hospital Universitario de La Paz de Madrid, tras permanecer tres años en lista de espera para el trasplante de esa media docena de órganos viscerales.

La madre del menor relata que llevaba 27 semanas embarazada cuando les dijeron que algo iba mal. "Tras una ecografía rutinaria, me dijeron que el niño venía con gastrosquisis", detalla. Viajaron a Madrid, al único hospital de referencia nacional especializado en fallo intestinal. El diagnóstico era claro: fallo intestinal, necesita un trasplante multivisceral y, hasta que llegase, tenía que vivir conectado a una máquina de nutrición parenteral y alimentarse a través de un catéter durante 18 horas al día.



Además, la progenitora resalta que "el equipo de la Asociación NUPA estuvo con nosotros, y nos reímos contando historias y haciendo planes de futuro. Es curioso reírse cuando tu hijo está en una situación tan difícil, pero no hay otra opción". En concreto, la madre de Álvaro destaca que "verle después de la operación fue impresionante. Le habían cambiado el estómago, hígado, duodeno, intestino delgado, segmento de colon y páncreas. La alegría y el miedo se intercambian los papeles en cuestión de segundos. Todo es intenso. Y, en medio de todo ello, empiezan a hablar del coronavirus".

Los padres del pequeño trasplantado destacan que "el esfuerzo de los equipos sanitarios ha sido impresionante. En La Paz, se han hecho enormes esfuerzos por evitar que los pacientes que sufrían otras patologías se contagiaran. Se ha evitado entrar en las habitaciones para protegerles, pero la tristeza no era esquivable".
Recuperación y evolución del paciente
Por su parte, la jefa de la Unidad de Trasplante Intestinal del Hospital Universitario de La Paz, la doctora Esther Ramos, apunta que "para el equipo médico, realizar un trasplante multivisceral en un niño cuya única esperanza es que le llegue ese injerto, es siempre motivo de alegría. Que éste tenga lugar tras más de dos años y medio en lista, y justo al inicio de esta crisis sanitaria, es una sensación ambivalente".

En cuanto a la recuperación del paciente, dicha especialista confirma que "contra todo pronóstico, la evolución de Víctor ha sido impecable. Ingreso muy breve en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y, luego, alta a domicilio apenas a los dos meses del trasplante".

La directora de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Beatriz Domínguez-Gil, se suma al orgullo de saber que Víctor vuelve a casa con una segunda oportunidad de vivir y recuerda que "los equipos de trasplante de los hospitales y la Organización Nacional están centrando al máximo sus esfuerzos en los pacientes que se encuentran en situación de urgencia, que no pueden esperar más, y en aquellos pacientes que tienen enormes dificultades para trasplantarse, como sucede con los niños como Víctor".