Salva la vida de un paciente mediante un infarto controlado

Un equipo del hospital Gregorio Marañón

Guardar

Un equipo multidisciplinar del hospital General Universitario Gregorio Marañón(Madrid)  ha provocado un infarto controlado a un paciente para salvarle la vida. El enfermo estaba a la espera de un trasplante de corazón al padecer una arritmia ventricular letal e incontrolable. Su grave situación, en la que se temía por su vida, llevó al equipo médico a este nuevo abordaje de la patología apoyado en los servicios de Cardiología, Cirugía Cardiaca y Radiología del centro.

La solución eliminó la arritmia del paciente mediante un pequeño infarto controlado que fue provocado con una oclusión con alcohol de una arteria coronaria. Los facultativos introdujeron un catéter por la ingle del paciente hasta las arterias coronarias donde inyectaron alcohol para ocluir la arteria que irrigaba la zona donde se localizaba la arritmia. Al provocar la muerte de dicha zona se eliminó la arritmia que amenazaba la vida del paciente. Antes de ello se había intentado sin éxito eliminar el problema utilizando las técnicas habituales de ablación, incluso mediante cirugía a corazón abierto.

Este tipo de abordaje, pionero en un paciente con arritmia ventricular, ha sido recogido en un artículo científico publicado en la revista internacional "Circulation". Esta publicación, en su editorial, elogia la labor llevada a cabo por los facultativos del hospital Gregorio Marañón.

El paciente, un hombre de 67 años, padecía una arritmia ventricular que no fue posible eliminar anteriormente por los métodos habituales en este tipo de casos: el catéter intravascular o cirugía cardíaca abierta. El impedimento estaba en que el foco de la arritmia se localizaba en el espesor de la pared y próximo a las arterias coronarias. En estos casos, se hace necesario el trasplante cardíaco. Circunstancia por la que el paciente estaba en la lista de trasplantes, a la espera de una donación que llegara a tiempo.

La complejidad del caso requirió el trabajo de un equipo multidisciplinar de los servicios de Cardiología, Cirugía Cardíaca y Radiología del hospital Gregorio Marañón. Para el abordaje se precisó la utilización de distintas técnicas de imagen, como la coronariografía, la resonancia magnética y los sistemas de navegación electroanatómica para localizar el origen de la arritmia.

Con estas innovaciones se ha originado una nueva estrategia de diagnóstico y tratamiento para las arritmias ventriculares en pacientes con miocardioptías. El jefe de Servicio de Cardiología del hospital Gregorio Marañón, Francisco Fernández-Avilés, ha destacado que "la gran experiencia multidiscplinar que acumula el Marañón es muy rentable en términos de la calidad y del resultado del abordaje de pacientes con patologías complejas". "Sólo bajo condiciones de trabajo de excelencia integrada, con equipos verdaderamente expertos que manejan volúmenes elevados de pacientes complejos, y que saben caracterizar problemas concretos y realizan técnicasmuy difíciles es posible abordar con éxito un problema que hubiese derivado en la muerte del paciente", ha manifestado Fernández-Avilés.
Evolución satisfactoria del paciente
La arritmia ventricular del paciente fue provocada por una insuficiencia cardiaca. Para contrarrestar las arritmia al enfermo se leimplantó un desfibrilador, que libera una descarga eléctrica que trata de anularla. Pero cuando las arritmias aumentan de frecuencia las descargas del desfibrilador, que son dolorosas, se vuelven insoportables para el paciente y además acaban dañando el músculo cardíaco.

En estas condiciones la única solución es el trasplante, pero al no llegar un corazón para trasplantar al paciente, el equipo de médicos del hospital Gregorio Marañón optó por provocar un infarto controlado que ha conseguido que el paciente sobreviva y acabar su arritmia ventricular. El paciente continúa en buen estado, sin nuevos episodios de arritmia, y con tratamiento para su insuficiencia cardiaca.