Los hospitales madrileños La Princesa y Clínico se coordinan en la atención a pacientes con cáncer

Acuerdo entre los respectivos servicios de Radioterapia y Medicina Nuclear

Guardar

21 LA PRINCESA IM-1
21 LA PRINCESA IM-1
El servicio de Oncología Radioterápica del Hospital de La Princesa y el de Medicina Nuclear del Hospital Clínico San Carlos, Comunidad de Madrid, han llegado a un acuerdo de colaboración en favor de mejorar la asistencia a los pacientes con patologías tumorales de cabeza y cuello y tumores digestivos, de tal manera que las pruebas que hayan de realizarse en el Clínico para planificación de su tratamiento radioterápico, les serán proporcionadas desde La Princesa de forma preferente, según informan los centros hospitalarios.

Este acuerdo, destacan, supone un paso más en la colaboración que mantienen ambos centros sobre la realización de las técnicas de PET TAC para todos los servicios de La Princesa. El logro de la iniciativa es avanzar en la coordinación, siempre pensando en optimizar la planificación y aplicación de los tratamientos oncológicos, optimizando a su vez los recursos del sistema sanitario y facilitando el inicio del tratamiento, agregan.

La fusión de imágenes obtenidas de la anatomía del paciente mediante los dos estudios radiológicos (PET y TAC), proporcionan una información metabólica y morfológica muy importante en el momento de la definición de la zona a tratar con radioterapia, en múltiples localizaciones tumorales.
Mayor precisión y seguridad
21 C SAN CARLOS IM-2-2Esta planificación previa supone un importante avance, apuntan desde los dos hospitales, pues permite administrar dosis de radioterapia más elevadas en el tumor del paciente, preservando órganos de riesgo  adyacentes así como el tejido sano. De esta forma, la tolerancia al tratamiento es mayor, se reducen los efectos secundarios y, por tanto, mejora globalmente la calidad de vida.

Como ventaja añadida, agregan, no solo se lleva a cabo el PET de la zona anatómica que se precisa para la planificación terapéutica, sino que se lleva a cabo un PET completo que sirva como prueba diagnóstica, completando el estudio de extensión. Desde el inicio de la colaboración, en junio de 2015, entre los hospitales universitarios de La Princesa y el Clínico San Carlos se planificaron 12 pacientes de patología fundamentalmente de cabeza y cuello.