2020 12 11 Las doctoras Cutillas (3ª por la izda), Aragón (4ª por la dcha) y Benavides (1ª por la dcha), junto al resto del equipo de la Unidad de Disfagia de la FJD
2020 12 11 Las doctoras Cutillas (3ª por la izda), Aragón (4ª por la dcha) y Benavides (1ª por la dcha), junto al resto del equipo de la Unidad de Disfagia de la FJD

La Fundación Jiménez Díaz analiza la importancia del tratamiento precoz en problemas de deglución

Con motivo del Día Mundial dedicado a este problema

Guardar

Con ocasión del Día Mundial dedicado a la disfagia orofaríngea, que se celebra este sábado, 12 de diciembre, la Unidad Multidisciplinar de Disfagia la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, formada por otorrinolaringólogos, rehabilitadores, endocrinos, logopedas y personal de Enfermería, ha recordado la importancia de diagnosticar esta disfunción de forma precoz e iniciar su tratamiento lo antes posible para disminuir el riesgo de complicaciones graves.

Las personas que sufren disfagia orofaríngea, una alteración en la función de la deglución, tienen más posibilidades de padecer deshidratación, desnutrición y patología respiratoria, como la neumonía broncoaspirativa. Esta alteración en el proceso de tragar, es decir, del paso de la comida o bebida desde la boca hasta el esófago, vio aumentada su prevalencia con motivo de la llegada de la Covid-19, advierten los especialistas de esta Unidad, que valora al paciente con disfagia y pauta de forma individualizada, tanto su dieta como su rehabilitación.

Esto se debe a que, entre los diversos factores que ocasionan la disfagia, se encuentran enfermedades asociadas al nuevo coronavirus que producen una alteración en la forma de tragar -como la polineuropatía del paciente crítico, la sarcopenia o patología neurológica como el ictus o el síndrome de Guillain-Barré- y procedimientos que pueden ser necesarios durante el ingreso hospitalario en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), como las técnicas de intubación y las traqueotomías.

"En ocasiones, los pacientes debutan con un aumento de secreciones o febrícula vespertina que puede pasar desapercibida hasta que se complica con una neumonía; algo que, en pacientes convalecientes de Covid-19, supone un deterioro añadido, pues, en muchas ocasiones, ya se encuentran en una situación de debilidad y muy afectados a nivel pulmonar", apuntan los especialistas, insistiendo en la importancia de "descartar los problemas deglutorios en todo paciente extubado o que haya requerido una traqueotomía, y que esto se realice lo antes posible para evitar complicaciones".
Cribado por una enfermera especializada
En la Unidad Multidisciplinar de Disfagia de la Fundación Jiménez Díaz, centro gestionado por el grupo sanitario Quirónsalud, en la mayoría de las ocasiones, este cribado lo realiza una enfermera cualificada a pie de cama del paciente y, en caso de duda, el médico otorrinolaringólogo realizará alguna prueba complementaria, como una videoendoscopia de la deglución o una videofluorosocopia, que permiten confirmar la existencia de disfagia.

"A partir de este momento, se instaura una dieta individualizada para cada caso y se valora qué pacientes son susceptibles de recibir tratamiento rehabilitador y en qué momento", explica la doctora María Benavides, que es especialista en Otorrinolaringología y miembro de la Unidad de Disfagia de este centro.