24 F. HOSPITALARIA IM
24 F. HOSPITALARIA IM

La Farmacia Hospitalaria aboga por un modelo orientado hacia el paciente crónico

Guardar

Doctores Montserrat Pérez Encinas, José Luis Poveda y Ramón Morillo.

Los farmacéuticos de hospital se han declarado convencidos de que el manejo del paciente crónico se configura como uno de los retos más importantes a los que deberán aportar soluciones desde las organizaciones sanitarias, en general, y desde la Farmacia Hospitalaria, FH, en particular. Este extremo ha quedado puesto de relieve en la I Jornada Paciente Activo y Farmacia de Hospital, celebrada recientemente en Madrid, organizada por la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria, SEFH, en colaboración con Actelion. Los profesionales del sector han decidido apostar por acercarse más a los pacientes, asumiendo que se deben dirigir desde estos servicios a un modelo orientado a la prevención y a la gestión de los problemas crónicos de salud.

Los servicios de FH han experimentado un cambio durante los últimos años, pasando de tener una visión centrada en el medicamento a tener una visión centrada en el paciente. En este contexto, la incorporación de los farmacéuticos a las Unidades de Dispensación a Pacientes Externos ha sido un hito en estos servicios, que ha generando también una superespecialización que, en palabras de la doctora Montserrat Pérez Encinas, una de las coordinadoras de la Jornada, es “necesaria dada la complejidad de algunas patologías”.
Habilidades en comunicación
En su opinión, esta circunstancia “nos ha permitido la adquisición de competencias y habilidades en comunicación y entrevista con el enfermo. Aunque los pacientes atendidos en estas consultas son crónicos en su mayoría, no responden a la definición de cronicidad en sentido general: personas de edad avanzada, con pluripatología y polimedicadas, hiperfrecuentador en urgenicias e ingresos hospitalarios. Esta realidad, consecuencia del envejecimiento de la población, nos ha hecho adoptar también un enfoque generalista con una visión integral del paciente”.

Por su parte el doctor José Luís Poveda, presidente de la SEFH, subraya que este momento es una oportunidad para educar, apoyar al paciente y hacerle partícipe y corresponsable con su enfermedad. “Incluso, desde algunos servicios de farmacia se han implementado canales de comunicación con el médico y la enfermera de atención primaria, y con la farmacia comunitaria, tal y como se recoge en la Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad en el SNS, en la que ha participado la SEFH”.

Para Poveda, otro reto es aumentar la visibilidad del farmacéutico de hospital en la sociedad, “visibilidad que se irá alcanzando a medida que el modelo descrito se vaya implementando. En cualquier caso, no debemos olvidar que con el cambio de nombre de la especialidad, el FH tiene que asumir también la responsabilidad de la asistencia farmacéutica en el ámbito de la Atención Primaria. Este hecho, junto a las competencias que aporta el farmacéutico de hospital, va a  favorecer una mayor coordinación y calidad en la asistencia, al considerar el abordaje global de paciente, al margen del nivel asistencial donde se desarrolle la actividad“.
Alternativas al sistema
El doctor Ramón Morillo, también coordinador de la jornada, coincide con la doctora Pérez Encinas en que el nuevo modelo debe incorporar alternativas al sistema tradicional: comunicación con el paciente a través de las tecnologías, participación en foros, reuniones grupales, mayor comunicación con las asociaciones de afectados. “En definitiva trabajar CON el paciente y aprender DEL paciente”.

¿Está preparada la sociedad para ser más responsable con su salud? Para los farmacéuticos hospitalarios y expertos participantes en la Jornada, se debe desterrar el enfoque paternalista de la Medicina y asumir la participación con el paciente. Para ello hay que modificar el tipo de consultas, pasando, en determinados casos, de una consulta individual a una grupal. “No hay duda de que cuando los individuos participan con autorresponsabilidad en el cuidado de su salud, adquieren mayor poder de decisión, se fortalece su autoestima y su autonomía, lo que se traduce en unos mejores resultados clínicos, como ya se ha mostrado en diferentes estudios”, asegura la doctora Pérez Encinas.
El “doctor Google”
Aunque cada vez existe una cultura más participativa de los ciudadanos con el cuidado de su salud, también es necesario que se produzca una transformación por parte de los profesionales sanitarios. “La posibilidad que se tiene hoy de acceder a la información sobre las enfermedades y sus tratamientos”, subraya el doctor Morillo, “es algo novedoso, a la vez que revolucionario, lo que nos obliga a dar soluciones a lo que, en algunas ocasiones, es un problema, como es la falta de calidad y rigor de la información a la que acceden”. En este sentido, la doctora Pérez Encinas, apostilla que “los monopolios se han perdido. Los profesionales sanitarios son una referencia pero no los únicos. El doctor Google, bien utilizado, es un aliado”.

En la sesión también participaron el profesor Joan Carles March, codirector de la Escuela de Pacientes, Red de Escuelas de Salud para ciudadanos del Ministerio de Sanidad; Miguel Ángel Máñez, economista y gestor sanitario, experto en redes sociales y salud; y el doctor Domingo Orozco, vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, semFYC, y coordinador científico de la “Estrategia para el abordaje de la cronicidad en el SNS”.
Papel de la FH
Teniendo en cuenta que el medicamento es el recurso sanitario que con más frecuencia se utiliza, el FH juega un papel importante en ayudar y asesorar al paciente a ser más responsable con su salud. “Nos encontramos en un lugar óptimo”, subraya el doctor José Luis Poveda, “para ser referente en la recomendación de información sobre la gestión de patologías crónicas. Por un lado, somos los profesionales con mayor contacto en el tiempo con los pacientes, por las dispensaciones periódicas que realizamos y, por otro, porque históricamente hemos llevado a cabo mucha labor de evaluación de información médica. Debemos ofrecer una farmacia hospitalaria con una visión predictiva, personalizada, participativa y también preventiva, tanto para el paciente como para el ciudadano”.