Infarto
Infarto

El Hospital de Badajoz presenta los datos iniciales de su protocolo de personas fallecidas por muerte súbita

Este proyecto está en marcha desde 2018, junto al Instituto de Medicina Legal de esta provincia

Guardar

La Unidad de Cardiopatías Familiares del Hospital Universitario de Badajoz, liderada por la cardióloga y jefe de Sección de su Servicio de Cardiología, la doctora María Eugenia Fuentes, y el Instituto de Medicina Legal de esta provincia, con el médico forense y jefe de su Servicio de Patología Forense, el doctor Félix Sánchez, presentarán los datos del protocolo conjunto, puesto en marcha en 2018, para facilitar el estudio de las personas fallecidas de muerte súbita por causa cardiaca hereditaria y ayudar a evitar casos similares entre los familiares de los fallecidos.

Los resultados iniciales de este estudio se expondrán en la reunión anual de expertos de la Asociación Sociedad Extremeña de Cardiología, este viernes, 3 de junio, en la localidad pacense de Mérida, con la participación de forenses, genetistas, cardiólogos y otros especialistas nacionales relacionados con las cardiopatías familiares.

De esta manera, se pretende extender el proyecto a otros hospitales e institutos de Medicina Legal de la mencionada comunidad autónoma, para el estudio de esta patología en Extremadura de manera global.

Pasos de la autopsia

Los forenses deben seguir unos pasos determinados durante la realización de la autopsia y recoger muestras que permitan un análisis posterior. Asimismo, deben aconsejar a los familiares de las personas fallecidas por muerte súbita que se pongan en contacto con la Unidad de Cardiopatías Familiares del Hospital Universitario de Badajoz, para que puedan determinar si alguno de ellos tiene alguna enfermedad cardiaca.

La muerte súbita es un fallecimiento inesperado no violento que ocurre en una hora o menos desde que aparecen los primeros síntomas. Así, constituye una quinta parte de los fallecimientos. De ellos, el 80 por ciento tiene un origen cardíaco y, en menores de 40 años, aproximadamente, la mitad de las muertes asociadas a un problema cardíaco tiene una base genética, por lo que es aconsejable investigar si hay otros miembros de la familia con la misma patología para poder prevenir la aparición de nuevos casos.

Archivado en: