Hospital Ribera Santa Justa equipo humano
Hospital Ribera Santa Justa equipo humano

El Hospital Ribera Santa Justa aplica programas para la rehabilitación de pacientes Covid-19

que presentan alteraciones físicas, cardiorrespiratorias y osteomusculares

Guardar

El pacense Hospital Ribera Santa Justa de Villanueva de la Serena, gestionado por el grupo sanitario Ribera Salud, ha puesto en marcha programas específicos para la rehabilitación de pacientes que, tras haber pasado la Covid-19, presentan síntomas.

Entre esta sintomatología, existe fragilidad, dolor, cicatrices, fatiga, encefalopatía, falta de concentración, fibrosis, disnea, debilidad muscular, sarcopenia, contracturas, retracciones, osteonecrosis, miopatías, polineuropatías, insomnio y pérdida de calidad de vida.

Los fisioterapeutas de este centro explican que, en algunos casos, "se trata de secuelas que, aún hoy, se están estudiando, y en otros se trata de Covid-19 persistente". “Los síntomas son muy numerosos y variados, lo que añade complejidad al síndrome, en cuanto a su diagnóstico y su requerimiento de atención sanitaria de carácter multidisciplinar”, según explica el jefe de Medicina Preventiva de varios hospitales de Ribera Salud, el doctor Vicente García Román.

“La Fisioterapia actúa sobre las alteraciones físicas, cardiorrespiratorias y osteomusculares de los pacientes afectados por Covid-19, teniendo en cuenta las secuelas y déficits particulares de cada uno”, ponen de manifiesto desde el Servicio de Fisioterapia de este hospital.
Efectos secundarios
Además, especialistas en Medicina Preventiva de este grupo sanitario detallan que "algunos de los efectos secundarios más comunes en pacientes Covid-19 son la pérdida de flexibilidad muscular, fibrosis, capsulitis adhesivas y pérdida de equilibrio y dificultad para caminar o mantenerse en pie, entre otras".

Tras valorar las consecuencias, el equipo de profesionales del Hospital Ribera Santa Justa elaboró un programa de rehabilitación específico para pacientes que sufrieron la Covid-19, basado en ejercicio individualizado y adaptado a cada uno, bajo control del médico y del fisioterapeuta.

“Es importante para estos pacientes realizar un programa de ejercicios físicos estructurado y constante, realista y con objetivos alcanzables, junto con un programa de Fisioterapia respiratoria, que les permita recuperar la masa, flexibilidad y fuerza muscular general; reducir las miopatías, artropatías y polineuropatías asociadas a la degeneración de las fibras musculares; mejorar la funcionalidad respiratoria, reeducar los patrones respiratorios y la eficiencia cardiaca; reducir la disnea, la fatiga y la astenia; recuperar las reservas fisiológicas del organismo; mejorar la propiocepción, la coordinación y el equilibrio; y restablecer la tolerancia al esfuerzo en el desempeño de las actividades de la vida diaria”, apuntan desde este centro.