mostoles_quironsalud
mostoles_quironsalud

El Hospital Rey Juan Carlos realiza su primera artrodesis lumbar multinivel con neuronavegador

en el quirófano híbrido

Guardar

El Servicio de Neurocirugía del madrileño Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles, centro gestionado por el grupo sanitario Quirónsalud, ha llevado a cabo este verano la primera artrodesis lumbar (fusión de vértebras lumbares) multinivel con colocación de tornillos guiada por neuronavegación en su quirófano híbrido, una técnica que "mejora la seguridad, precisión y resultados de la intervención, reduciendo, además, el tiempo quirúrgico".

Concretamente, se trataba de un paciente con cierto grado de escoliosis y una severa estenosis de canal lumbar, es decir, un estrechamiento del canal espinal lumbar o conducto raquídeo, por donde pasan la médula espinal y las raíces nerviosas, lo que produce una presión sobre los mismos.

Esta situación clínica le generaba "un cuadro de intenso dolor lumbar y ciatalgia derecha acompañante, junto con una claudicación para la marcha importante, produciendo, como resultado global, un considerable deterioro de su calidad de vida", apunta el hospital.

La intervención, llevada a cabo por los doctores Pablo de Andrés Guijarro y José Rey Raposo, quienes son neurocirujanos del Hospital Universitario Rey Juan Carlos, en el quirófano híbrido del centro, "comenzó con la realización de un primer TAC intraoperatorio cuya información permitió el guiado por neuronavegación durante la colocación de los tornillos a través de las vértebras lumbares", informan desde el centro.
Mayor precisión
Esta navegación guiada permite orientar a los neurocirujanos en tiempo real, "aumentando la precisión de la técnica y disminuyendo de forma considerable la posibilidad de malposición de alguno de los tornillos", explica Andrés Guijarro. Tras la operación "se realizó un segundo TAC lumbar, que confirmó la colocación correcta de todo el sistema de fijación", según aclara el Hospital Universitario Rey Juan Carlos.

"Mediante la utilización de esta técnica, conseguimos mayor seguridad en la colocación de los tornillos, pues se introducen siguiendo la anatomía de las vértebras que el propio TAC intraoperatorio proporciona", añade, por su parte, José Rey Raposo.