El Hospital Rey Juan Carlos incorpora la cirugía radioguiada para tratar el carcinoma de tiroides

una técnica de carácter pionero, según informa el centro

Guardar

2019 01 31 El Dr. Durán, junto al resto del equipo de profesionales del hospital que realizó la intervención
2019 01 31 El Dr. Durán, junto al resto del equipo de profesionales del hospital que realizó la intervención
El madrileño Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles, gestionado por el Grupo Quirónsalud, ha llevado a cabo "el primer caso de cirugía radioguiada para la localización de lesiones ocultas (ROLL) en una paciente con carcinoma de tiroides", una técnica en la que los Servicios de Cirugía General y Medicina Nuclear, junto a la Unidad de Radiología Intervencionista del centro, intervinieron de forma conjunta y "con éxito" una recidiva de carcinoma papilar de tiroides no palpable y de tamaño milimétrico que ya había sido operada previamente en tres ocasiones en otro centro.

Tal y como indica el jefe del Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo del Hospital Universitario Rey Juan Carlos, el doctor Manuel Durán, quien, además, intervino a la paciente, “la técnica ROLL es un método seguro, eficaz y preciso para la localización y resección de recaídas no palpables en zonas del cuerpo que pueden conllevar una elevada complejidad desde el punto de vista anatómico y quirúrgico (especialmente si se trata de una reintervención, como el caso que nos compete), como puede ser el cuello”. Asimismo, “se trata de una técnica reproducible, aunque requiere de una evidente pericia quirúrgica y amplio conocimiento anatómico de la zona a tratar”, matiza.

La confirmación de recidiva "se hace de forma previa a la operación por endocrinos, radiólogos y patólogos y, a continuación, el paciente es evaluado en el seno de un comité de tumores multidisciplinar que decide la opción terapéutica más apropiada en cada caso", según informa el centro hospitalario en cuestión.

El abordaje radioguiado permite "localizar lesiones ocultas o de muy pequeño tamaño mediante la inyección preoperatoria de macroagregados de albúmina marcados con tecnecio", prosigue el Hospital Universitario Rey Juan Carlos. Al inyectar el radiofármaco exclusivamente en la zona del tumor (intralesional), “este macroagregado se queda depositado en el foco de la lesión sin dispersión, minimizando la radiación, y permitiendo la extirpación del tejido tumoral identificado intraoperatoriamente con una sonda gamma, lo que supone la extirpación completa de la recidiva locorregional del tumor, evitando la extirpación de tejido sano” y "minimizando el riesgo de lesión de otras estructuras vecinas", señala Manuel Durán.