DSC00033
DSC00033

El Hospital Quirónsalud de Barcelona pone en marcha una Unidad de Braquiterapia

Una técnica de Oncología Radioterápica para disminuir efectos secundarios

Guardar

El Hospital Quirónsalud de Barcelona ha puesto en marcha una Unidad en la que se podrá aplicar braquiterapia, una técnica de Oncología Radioterápica que permite disminuir los efectos secundarios que produce la radiación gracias a una mejor distribución de la dosis.

Dicho centro sanitario indica que mediante la colocación de una fuente de material radioactivo en contacto con el tumor es posible eliminar las células cancerosas y también que estas muestren sus antígenos, mejorando la eficacia de tratamientos de inmunoterapia.

El director del Servicio de Oncología del Hospital Quirónsalud Barcelona, el doctor Joan Casals, explica que, "con esta Unidad, también queremos aprovechar la experiencia que ya había dentro del grupo, tras 30 años funcionando en el Hospital Universitario Dexeus, donde llegaron a atenderse más de 16.000 casos en los 29 años que estuvo en marcha. Retomamos ahora aquí, en Quirónsalud, este proyecto y lo hacemos contando con los mejores profesionales y equipamiento para dar la solución más adecuada a cada caso".

Por su parte, la doctora Marina Arangüena, quien es una de las directoras de esta nueva Unidad, subraya que, "hoy en día, la braquiterapia es la mejor técnica en Oncología Radioterápica para conseguir dar la mayor dosis de radiación posible en el mínimo volumen. Esto permite tanto acortar los tiempos de tratamiento como preservar mejor los órganos de riesgo".
Procedimiento ambulatorio
Respecto al procedimiento, dicho hospital indica que es ambulatorio, de modo que no requiere ingreso hospitalario. Además, añade que "la braquiterapia se puede emplear como única modalidad de tratamiento en una o varias fracciones, dependiendo del caso, o bien asociada a tratamiento con radioterapia externa, según las características a tratar".

El nuevo quirófano de la Unidad de Braquiterapia contará también con equipos para llevar a cabo la sedación y anestesia de los pacientes, buscando minimizar al máximo las molestias que puedan derivarse de la intervención, además de escáneres de última generación que ayuden en el guiado de las agujas que llevan la carga radioactiva.