El Hospital Infanta Elena inicia un programa de prevención de la enfermedad renal avanzada

impulsado desde su Unidad de Continuidad Asistencial

Guardar

infanta_elena_1170x302
infanta_elena_1170x302
El madrileño Hospital Universitario Infanta Elena de Valdemoro, gestionado por el grupo sanitario Quirónsalud, ha desarrollado un Programa de Prevención de la Enfermedad Renal Crónica Avanzada (ERCA) impulsado desde su Unidad de Continuidad Asistencial para realizar conjuntamente con Atención Primaria.

Según los datos de dicho centro, una de cada 10 personas puede padecer enfermedad renal crónica, un problema que aumenta con la edad, ya que la mitad de los mayores de 75 años sufre esta patología. Al ritmo actual de crecimiento, se estima que para el año 2040 se habrá convertido en la quinta causa de muerte en el mundo. Y, antes de que acabe el siglo, será la segunda causa de mortalidad en España.

"La importancia de este programa, que, además de la prevención de la enfermedad renal crónica avanzada, busca su diagnóstico precoz, radica en la dificultad de su detección, ya que en estadios iniciales es una patología asintomática y, cuando aparecen los síntomas, en fases ya muy avanzadas, estos son inespecíficos", explica la jefa del Servicio de Nefrología de este hospital, la doctora Alicia García Pérez.

Debido a la pandemia causada por la Covid-19, "este programa adquiere una especial relevancia, ya que la enfermedad renal crónica avanzada es el factor de riesgo más frecuente en la población general que ha sufrido el virus de forma severa y también el que más aumenta la probabilidad de padecerlo (excluyendo la edad avanzada)", ponen de relieve desde el Hospital Universitario Infanta Elena.
Detección precoz
En concreto, el Programa de Prevención de la ERCA está destinado a ofrecer evaluación, consejos y, eventualmente, tratamiento personalizado a aquellas personas que tengan una disminución de esas funciones de los riñones o dispongan de analíticas cuyos datos reflejen un posible daño en los riñones.

Con este programa, se busca, además de favorecer la detección precoz de la enfermedad renal crónica avanzada, aumentar, progresivamente, la conciencia sobre esta, ya que, como señala la jefa del Servicio de Nefrología del Hospital Universitario Infanta Elena, "por lo general, la sociedad no la tiene presente: sigue siendo muy desconocida, no se conocen las implicaciones".