Rafael Moreno Luna. Investigador del Hospital Nacional de Parapléjicos
Rafael Moreno Luna. Investigador del Hospital Nacional de Parapléjicos

El Hospital de Parapléjicos investiga una aplicación con células madre para curar úlceras por presión

en un periodo de tiempo más corto y con mayor eficacia

Guardar

El Hospital Nacional de Parapléjicos, centro dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha y que se ubica en Toledo, ha anunciado que va a desarrollar un protocolo para reparar el daño provocado por úlceras por presión en un periodo de tiempo más corto y con mayor eficacia, a través del uso combinado de células madre y progenitoras endoteliales del propio paciente con lesión medular, financiado con fondos del Instituto de Salud Carlos III.

Las úlceras por presión son unas heridas que surgen en la piel como consecuencia de una presión prolongada que corta la circulación sanguínea y que acaba produciendo la muerte del tejido. Ante esta realidad, según explica el doctor Rafael Moreno-Luna, “el objetivo principal del estudio preclínico consiste en desarrollar una estrategia basada en el uso de células madre y progenitoras endoteliales autólogas (procedentes del mismo paciente) que permitan la reparación o la regeneración de heridas provocadas por estas úlceras en pacientes con lesión medular, que sea segura, reduciendo el tiempo de la reparación de los tejidos dañados y con una buena eficacia en la mayoría de los pacientes tratados”.

Esta investigación preclínica tiene una evidente aplicación en el paciente, prosigue Rafael Moreno–Luna. "De hecho, la iniciativa pretende aportar nuevas soluciones para la recuperación de las úlceras por presión, tan traumáticas en pacientes con lesión medular, y que representan un problema frecuente al que se enfrenta el Servicio de Cirugía Plástica y Reconstructiva de Parapléjicos”, añade. A partir de esta terapia con células madre y progenitoras, médicos e investigadores tratarán de dar respuesta a este problema.

La iniciativa del Hospital Nacional de Parapléjicos, basada en conocimiento multidisciplinar, cuenta, además, con la colaboración de investigadores clínicos y básicos de otros centros hospitalarios, como el Hospital Virgen de la Salud de Toledo y el Boston Children's Hospital-Harvard Medical School de Estados Unidos, con los que Moreno-Luna colaboró en otras ocasiones.