ciudad_real
ciudad_real

El Hospital de Ciudad Real realiza el primer reemplazo total de fémur en Castilla-La Mancha

En su Unidad de Cirugía Ortopédica y Tumores Óseos

Guardar

Un equipo de sanitarios de la Unidad de Cirugía Ortopédica y Tumores Óseos del Hospital General Universitario de Ciudad Real ha llevado a cabo el primer reemplazo total de fémur que se hace en Castilla-La Mancha, procedimiento que se saldó "con éxito" a pesar de ser "una cirugía muy compleja".

Según expone este centro sanitario dependiente del Servicio de Salud de esta comunidad autónoma (SESCAM), este grupo de profesionales, que estuvo comandado por los traumatólogos José Javier Domínguez y Luis Pages, ejecutó la sustitución del hueso dañado "por una prótesis modular de una aleación de titanio que se prolonga desde la pelvis hasta la rodilla".

"Es una intervención complicada y muy agresiva que implica la extracción completa del fémur respetando las inserciones musculares, los nervios, el aporte vascular y las grandes arterias", prosigue el Hospital General Universitario de Ciudad Real, que agrega que "antes de la intervención se requiere un estudio individualizado y una planificación muy exhaustiva, ya que son prótesis modulares que responden a las medidas y características concretas de cada paciente".

En este contexto, este hospital declara que "la intervención, que duró más de ocho horas, contó con la participación de varios especialistas en Cirugía Vascular y Anestesia que acompañaron en quirófano a los dos traumatólogos responsables de la Unidad". "La gran ventaja que se obtiene con esta prótesis es que de no someterse a una cirugía de este tipo el paciente estaría abocado a la desarticulación completa", sostiene, por su parte, José Javier Domínguez.
El paciente tiene la posibilidad de volver a caminar
"De esta forma, el paciente tiene la posibilidad de volver a caminar y tener una calidad de vida que le permita ser totalmente autónomo", continúa este último profesional sanitario, mientras que Luis Pages añade que "tras la operación, es necesario recibir sesiones de rehabilitación hasta alcanzar el máximo grado de movilidad con la prótesis". "Pasada una semana de reposo, el paciente comienza a caminar con apoyos hasta tener plena estabilidad", aclara.

A juicio de Domínguez, "la puesta en marcha a mediados del año 2015 de este recurso integrado en el Servicio que dirige el doctor Pedro Zorrilla ha sido un punto de inflexión, ya que permite incorporar nuevas técnicas y responder a las necesidades de muchos pacientes que anteriormente había que derivar a otras comunidades autónomas para un tratamiento especializado".