El Hospital de Asturias incorpora una técnica para biopsia de ganglio centinela en tumores ginecológicos

sin necesidad de realizar cirugía abierta

Guardar

2019_01_30 Presentacion tecnica ganglio centinela 1
2019_01_30 Presentacion tecnica ganglio centinela 1
Los Servicios de Ginecología y Medicina Nuclear del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) han incorporado una nueva técnica que permite detectar y extraer ganglios linfáticos para practicar biopsias en tumores ginecológicos sin necesidad de realizar cirugía abierta.

"Este procedimiento quirúrgico, mínimamente invasivo, combina una laparoscopia guiada por imagen con la radiolocalización de este tejido a través de una sonda detectora", explica el Gobierno asturiano. La biopsia selectiva del ganglio centinela (BSGC) permite obtener información sobre la extensión linfática de los tumores, sin necesidad de extraer todos los ganglios linfáticos de las cadenas ganglionares por las que potencialmente puede producirse una metástasis.

"Esto es importante porque extraer todos los ganglios de una región puede provocar edemas graves", apunta el Ejecutivo de esta comunidad autónoma. Este tipo de técnica es una intervención reducida, en la que solo se sacan entre uno y cuatro ganglios, y que "ha permitido disminuir drásticamente los edemas, mejorando significativamente la calidad de vida de las pacientes", añade.
Pasos previos e intervención
Para realizar esta práctica, el día de antes de la intervención, el Servicio de Medicina Nuclear realiza una técnica que se conoce como SPEC TC y que permite fusionar la imagen de una cámara de rayos gamma con la radiológica para ofrecer una información más precisa de órganos y estructuras anatómicas complejas o de más difícil diagnóstico, como la pelvis. Para esta prueba se administra a la paciente, por vía peritumoral, un radiofármaco coloidal que se fija a los ganglios linfáticos que drenan el tumor.

Esta exploración permite obtener imágenes tridimensionales de alta calidad para conocer de forma no invasiva la localización de los ganglios que se extraerán al día siguiente, lo que facilita planificar la intervención. El mismo día de la operación se inyecta un colorante fluorescente que se acumulará en el sistema linfático y facilitará su localización mediante una cámara laparoscópica de fluorescencia.

Una vez hallados, se exploran con una nueva radiosonda laparoscópica con la que se dotó al Hospital Universitario Central de Asturias para identificar cuáles son los centinelas, de forma que solo se extraen los ganglios imprescindibles para el diagnóstico. Posteriormente, se envían a Anatomía Patológica para comprobar si están invadidos o no por el tumor.