El H. Quirónsalud San José de Madrid destaca la supervisión telemática en la aterosclerosis

Ppción para el control de la claudicación o enfermedad arterial periférica

Guardar

031
031
El Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Quirónsalud San José de Madrid, dirigido por el doctor Jesús Álvarez García, ha destacado el uso de las nuevas tecnologías, como la supervisión telemática, en el seguimiento de la enfermedad arterial periférica o claudicación, una manifestación de la aterosclerosis.

Según explican desde este centro sanitario, "la claudicación o enfermedad arterial periférica es una manifestación de la aterosclerosis que produce un estrechamiento de las arterias de las piernas, de tal forma que cuando al andar se demandan más nutrientes, aquellas no son capaces de llevar suficiente sangre al músculo, lo que ocasiona dolor e impide la deambulación". Dado que se trata de la fase preliminar de la patología, Jesús Álvarez García señala que "en estados iniciales puede ser suficiente con abandonar el tabaco, controlar las grasas que se ingieren y salir a andar 30 minutos al día, intentando no detenerse a pesar de que duela", pero que es conveniente "una valoración médica permita descartar la afectación a otros niveles y ofrezca un tratamiento para esta enfermedad".

Entre otras opciones contempladas en su tratamiento se halla la de pasar por el quirófano. En este sentido, el cirujano vascular de este hospital del Grupo Quirónsalud, el doctor Luis Riera del Moral, puntualiza que "en función del estado de las arterias afectadas se pueden plantear diferentes técnicas, como son el bypass, las angioplastias y los stents, aunque las técnicas invasivas se reservan para los casos más limitantes, por lo que también es preciso una correcta determinación de los riesgos y beneficios de las intervenciones".

Además de acometer las cirugías convencionales y técnicas endovasculares (angioplastias y stents), este Servicio del Hospital Quirónsalud San José ofrece la posibilidad de una supervisión telemática a través del uso de las nuevas tecnologías. Según especifica Álvarez García, "podemos hacer un seguimiento ambulatorio de la actividad de la persona en su día a día, mediante una pulsera cuantificadora de pasos. Con los datos obtenidos y con una estrecha comunicación telemática con nuestros pacientes, es posible orientarlos sobre la necesidad de hacer más o menos ejercicio".