manises
manises

El H. de Manises pone en marcha una técnica para la próstata que preserva la función sexual

Tratamiento de la Hiperplasia Benigna de Próstata

Guardar

Sólo un 50% de los hombres que sufre agrandamiento prostático (Hiperplasia Benigna de Próstata, HBP) consulta al especialista, y de éstos, un 30% evitará tratarse; para combatir este problema, el Hospital de Manises pone en marcha una nueva técnica que, mediante embolización, permite resolver el problema de una forma no invasiva, con una baja incidencia de efectos secundarios y que, además es eficaz en más del 90% de los casos y no produce disfunción sexual tras la intervención, según destacaron desde el hospital.

"En este procedimiento el especialista, empleando anestesia local, introduce un catéter muy fino a través de la arteria de la ingle hasta las arterias que llevan la sangre a la próstata. Este catéter lanza unas finas partículas que ejercen de tapón, reduciendo el riego y por tanto el tamaño de la próstata, lo que mejora los síntomas de obstrucción urinaria pero el tejido de la vejiga y de la uretra no se ve afectado", detalló el doctor Enrique Esteban. La embolización de la arteria prostática (EAP) la realizan radiólogos intervencionistas del centro hospitalario que colaboran con el Servicio de Urología para evaluar a los candidatos para este procedimiento.

El Hospital de Manises es el primer centro de la Comunidad Valenciana que importa esta nueva técnica quirúrgica, que se realiza en la sala de Radiología Intervencionista del centro de forma ambulatoria, sin ingreso o con ingreso de un día. "Esta es la principal ventaja de la embolización prostática, sólo se realiza una pequeña incisión en la ingle de 2 mm y la mayoría de pacientes presentan unas molestias mínimas o nulas, y el alta hospitalaria es de 24 horas tras la intervención", añadió el especialista de Manises.

Otra de las ventajas más importantes de la nueva técnica puesta en marcha en Manises es que no produce disfunción sexual tras la intervención, lo que si puede ocurrir hasta en un 50% de los pacientes tratados  con cirugías tradicionales. "De hecho, una cuarta parte de los pacientes intervenidos por esta técnica experimenta mejoría en su función sexual tras el procedimiento", destacó Esteban.