Dra_Vanesa Núñez
Dra_Vanesa Núñez

El crecimiento intrauterino restringido afecta a entre un 8% y un 10% de los embarazos

Según el Hospital Quirónsalud San José

Guardar

El Hospital Quirónsalud San José de Madrid ha comunicado que el crecimiento intrauterino restringido (CIR) es una condición en la que el crecimiento del bebé se ralentiza o cesa en el útero: por debajo del percentil tres para esa edad gestacional y supone un problema relativamente común que afecta en sus diferentes grados a entre un 8 y un 10 por ciento de los embarazos.

Vanesa Núñez

La doctora Vanesa Núñez, quien es especialista del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Quirónsalud San José, advierte de que “deben diferenciarse de lo que se denomina fetos pequeños para edad gestacional, que son aquellos cuyo crecimiento está por debajo del percentil 10, pero es superior al percentil tres para esa edad gestacional y que no tienen ningún problema como tal, posiblemente porque sean bebés normales para la talla y el peso de sus progenitores".

La causa más común es un problema en el funcionamiento de la placenta, que es el tejido que transporta el alimento y el oxígeno. En todo caso, esta ginecóloga indica que "se debe iniciar un estudio completo destinado a descartar causas de origen materno, fetal y genético, sobre todo si el inicio del CIR ha sido muy precoz".
Factores maternos y fetales
Entre los factores maternos destacan la edad de la madre, menores de 16 y mayores de 35 años; el bajo nivel socioeconómico; períodos de menos de seis meses entre dos gestaciones; el consumo de tabaco, alcohol o drogas; el uso de determinada medicación por parte de la madre; algunas enfermedades maternas como asma, hipertensión arterial, diabetes previa a la gestación, enfermedades renales, preeclampsia, entre otras; o la presencia de infecciones en la madre.

Como factores fetales, se encuentran anomalías cromosómicas, como el síndrome de Down, síndromes genéticos complejos, anomalías congénitas, casos de gestación múltiple, infecciones congénitas o enfermedades metabólicas.

La prueba principal que establece el diagnóstico del crecimiento intrauterino restringido es la ecografía, las medidas que se realizan del bebé permiten calcular un peso fetal estimado y en función de unas tablas ajustadas según el sexo y la población a la que pertenece permite establecer en qué percentil de crecimiento está el bebé.

Una vez establecido el diagnóstico, dependiendo de la gravedad y del momento de aparición del retraso de crecimiento, se pueden realizar una serie de pruebas para valorar si existe alguna causa de las mencionadas, tales como amniocentesis, analítica completa con estudio de las posible infecciones y repetir la ecografía morfológica completa.