Hospital Clínico San Carlos
Hospital Clínico San Carlos

El Hospital Clínico San Carlos inicia un ensayo para ralentizar la progresión de la miopía en menores

Este estudio está basado en un método combinado de tratamiento farmacológico y lentes oftálmicas

Guardar

Diversos oftalmólogos del Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid han iniciado un ensayo clínico cuyo objetivo es ralentizar la progresión de la miopía entre la población pediátrica, con un método combinado de tratamiento farmacológico y lentes oftálmicas.

Así, este estudio, que es doble ciego y aleatorizado, se prolongará durante dos años y pretende valorar la eficacia del tratamiento combinado en la ralentización de la miopía en 100 pacientes pediátricos de cuatro a 16 años de edad, según pone de manifiesto este centro sanitario.

Este ensayo emplea el tratamiento farmacológico de atropina diluida en forma de colirio y lentes oftálmicas con tecnología DIMS (Defocus Incorporated Multiple Segments), "las cuales corrigen el defecto refractivo de los niños, además de proporcionar un desenfoque miópico constante para controlar la progresión de la miopía", explica la oftalmóloga del Hospital Universitario Clínico San Carlos e investigadora principal de este ensayo clínico, la doctora Noemí Güemes.

"Con este ensayo clínico, pretendemos obtener evidencias científicas de los tratamientos combinados, ya que, hasta ahora, la eficacia en cuanto a la ralentización de la miopía por el fármaco atropina está avalada por los resultados de diversos ensayos clínicos", continúa Noemí Güemes.

Eficacia de la tecnología DIMS

"Del mismo modo, la eficacia de la tecnología DIMS está demostrada en diversos ensayos clínicos realizados en países asiáticos. Por ello, pretendemos analizar, también, si la evidencia de las soluciones varía entre la población asiática y la caucásica", añade esta especialista del Hospital Universitario Clínico San Carlos.

La miopía es un problema de Salud Pública cuya prevalencia está aumentando considerablemente en los últimos años, estimándose que más del 50 por ciento de la población mundial será miope en 2050, siendo el error refractivo más común y la principal causa de ceguera evitable en niños y adolescentes.