Apunte del día Editorial

‘Hospitales de campaña’ o el desmantelamiento de la Sanidad Pública

Carlos Nicolás

El colapso que están viviendo numerosos hospitales públicos como consecuencia de la epidemia de gripe los ha convertido a muchos de ellos en ‘hospitales de campaña’ cuya situación se trata de remediar, desde la actuación política, actuando sobre las consecuencias de la situación y no sobre su causa, que no es otra que el desmantelamiento del sistema sanitario a que lo ha sometido el gobierno de la Nación. Se diría que el objetivo buscado era comenzar a transmitir la idea de que la asistencia pública es una especie de beneficencia y parece que lo está consiguiendo.

Ante la situación, los gestores de turno del Sistema Sanitario, además de tratar de poner algunos parches que palíen un tanto la su denuncia pública, están ofreciendo toda clase de explicaciones sobre lo que está pasando, al tiempo que autojustifican su actuación que, más que a falta de previsión, responde a su política de recortes con el consiguiente deterioro de la asistencia sanitaria pública. Se recortan los presupuestos, se reducen las plantillas, se cierran camas, se ignora a los profesionales y se relega a los pacientes a quienes, como hace unos días manifestó la consejera de Sanidad de Galicia, se les llega a culpar de ser los responsables de la situación por no haber adoptado la medida de prevención que ella vendía, la vacunación antigripal, que tampoco dio resultado en el 30 por ciento de quienes la habían adoptado.

Para remediar los colapsos hospitalarios, los políticos actúan sobre los efectos y no sobre las causas

Efectos y causas

Ante estos hechos, no parece lógico pensar que los políticos no gestionan la sanidad pública, sino que tan solo la administran y, de ahí, que todo su afán sea actuar sobre los efectos de su mala gestión, pues esta comportaría actuar contra las causas de la situación. Por otro lado, lo que está pasando tampoco se compagina con el creciente interés de los responsables de los gobiernos autonómicos por salir en las fotos de inauguraciones de centros de salud y de nuevos hospitales, que dan la impresión de que todo su interés gira en torno a la sanidad. La verdad es que se nota poco, pues ni logran reducir las listas de espera. Es un juego contradictorio, pues tales actuaciones son las caretas con las que ocultan sus verdaderas intenciones.

De todos modos, no puede pasarse por alto que el sistema público se mantiene gracias a la dedicación de sus profesionales. Lo peor, como han llegado a denunciar algunos de ellos, es que los hospitales públicos se están convirtiendo en ‘hospitales de campaña’. Lamentable.

 

Carlos Nicolás

Director Editorial de Acta Sanitaria

3 Comentarios

  1. Diego Reverte Cejudo says:

    Un artículo totalmente verídico. Los gobiernos, tanto estatal como comunitarios de los franquistas del PP, sólo quieren convertir la sanidad, como la educación y todo lo que pueden, en un negocio para sus “amiguetes”, las empresas que, con el lógico ánimo de repartir dividendos, gestionan hospitales o centros de salud, que luego ya sabrán como “compensar” a los peperos. Mientras haya tanta gente en España que no deje de votar al franquismo del PP, esto no tiene arreglo.

  2. jesús says:

    OK. Dr. Reverte.

  3. Totalmente de acuerdo, no se puede expresar mejor. Los servicios de urgencia parecen Hospitales de Campaña, los profesionales saturados y corriendo de una lado para otro y los pacientes aguantando y sufriendo .

Deja un comentario