Tecnología e Investigación Con el fin de restaurar las que nacieron pequeñas o dañadas

El Hospital Virgen del Rocío imprime células madre en 3D para reparar arterias infantiles

— Sevilla 11 Nov, 2020 - 4:49 pm

El Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla ha iniciado la impresión 3D de células madre para reparar las arterias en malformaciones cardiacas infantiles, perteneciente al proyecto ‘Bio-impresión en 3D en cardiopatías congénitas: ingeniería tisular para fabricación de parches vasculares‘, cuyo objetivo es crear arterias de mediano calibre que sirvan para reparar a las que nacieron pequeñas o que resultaron dañadas.

Este proyecto resultó ganador de la tercera edición de la Beca Menudos Corazones, convocada por la Fundación Menudos Corazones y la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas (SECPCC). “Los pacientes con cardiopatías congénitas requieren, en muchos casos, cirugía de reparación de la aorta o las arterias pulmonares. Estos parches podrían garantizar, en un futuro no muy lejano, el disponer de un tejido con la geometría adaptada a cada paciente y con sus propias células, de forma que no generara rechazo, se autoreparara y crece, adaptándose también al crecimiento del paciente”, detalla el jefe de la Sección de Cardiología Pediátrica de la Unidad de Pediatría de este centro, el doctor Israel Valverde.

Los pacientes con cardiopatías congénitas requieren, en muchos de los casos, cirugía de reparación de los vasos sanguíneos, como la aorta o arterias pulmonares. Actualmente, se pueden utilizar injertos vasculares sintéticos, de donantes humanos o animales, pero todos ellos tienen grandes limitaciones, como, por ejemplo, la escasa disponibilidad, rechazo o ausencia de crecimiento. Ello resulta en una tasa de re-estenosis elevada (estrechamiento de la arteria), lo que conlleva la necesidad de nuevas reintervenciones.

Equipo multidisciplinar

Este trabajo de investigación es el resultado de la unión de un equipo multidisciplinar que engloba investigadores clínicos (cardiólogos pediatras y cirujanos cardiovasculares), básicos (biomédicos y biólogos) e ingenieros (industriales y químicos). Esta sinergia de disciplinas científicas es lo que hace posible el desarrollo de este proyecto, dado que se requiere la combinación de optimización de materiales, impresión 3D, evaluación de sus propiedades mecánicas, cultivo celular, experimentación animal y, finalmente, la traslación clínica al paciente.

“La concesión de la Beca Menudos Corazones es un impulso muy importante a nuestro grupo multidisciplinar de investigación”, reconoce Israel Valverde, quien lidera el proyecto. En concreto, este grupo de investigadores pertenece a cinco centros de investigación: el grupo de Fisiopatología Cardiovascular – Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS); la Facultad de Ingenieros de la Universidad de Málaga; el grupo de Investigación INNANOMAT- Universidad de Cádiz; la Facultad de Ingenieros de la Universidad de Sevilla; y el Hospital Universitario Virgen del Rocío.