Hospitales En una unidad multidisciplinar de atención

El Hospital Virgen de las Nieves sigue a más de 1.600 pacientes con secuelas tras la Covid-19

— Granada 17 Jun, 2021 - 10:02 am

El Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada ha atendido, en su primer año, a 1.627 pacientes en la unidad multidisciplinar de atención poscovid, bajo la supervisión de un equipo de profesionales de distintos Servicios que creó, a finales de abril del pasado año, este dispositivo asistencial, al detectar que, tras el alta hospitalaria, una vez superada la infección por coronavirus, muchos afectados presentaban secuelas que complicaban su recuperación.

En un año, del 30 de abril de 2020 al mismo día de 2021, se llevaron a cabo 5.172 consultas de revisión a pacientes que padecieron la Covid-19. Este seguimiento lo hace un equipo compuesto por neumólogos, internistas, médicos rehabilitadores, Enfermería y psicólogos.

“El abordaje multidisciplinar de esta enfermedad permite que el paciente sea valorado de forma integral por los distintos especialistas, evitando los desplazamientos al hospital y aumentando la calidad de la atención”, aseguran desde la Consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía.

La neumóloga Beatriz Jiménez señala que, “tras la primera ola de la pandemia, hubo un gran volumen de pacientes que requerían valoración clínica por secuelas, por lo que se consideró una prioridad crear estas consultas”. Para ello, el Hospital Universitario Virgen de las Nieves diseñó un protocolo de seguimiento al alta consensuado con Atención Primaria, que tiene un papel muy relevante en el seguimiento de estos pacientes.

Dos tipos de pacientes

A estas consultas, ubicadas en el centro Doctor Olóriz de la capital nazarí, asisten dos tipos de pacientes, aquellos que estuvieron hospitalizados y otros que, aunque pasaron la Covid-19 en casa con menos gravedad, presentan síntomas persistentes que, en ocasiones, aparecen después de superar la enfermedad.

Entre esta sintomatología se halla la pérdida de la concentración o memoria, cansancio, inestabilidad motora y emocional, en definitiva, trastornos que condicionan la calidad de vida, porque imposibilitan seguir con las actividades habituales.

Como indica Beatriz Jiménez, “es importante hacer la valoración y tratamiento adecuado en cada caso, si bien, los más frecuentes son pacientes que han estado ingresados con neumonía, en muchos casos con largas estancias en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), a los que le han quedado secuelas pulmonares y motoras”.