Hospitales Estudio publicado en la revista The Lancet

El Hospital de Talavera analiza un antifibrinolítico en la mortalidad por hemorragia digestiva

— Talavera de la Reina (Toledo) 10 Jul, 2020 - 1:52 pm

El tratamiento con ácido tranexámico, un fármaco perteneciente a los denominados antifibrinolíticos, no reduce la mortalidad en pacientes con hemorragia digestiva alta, tal y como se desprende de un estudio internacional en el que ha participado el toledano Hospital General Universitario Nuestra Señora del Prado, de Talavera de la Reina, y cuyos resultados fueron publicados en la revista The Lancet.

La hemorragia digestiva alta de presentación aguda es una patología frecuente en los Servicios de Urgencias. La mayoría son autolimitadas, pero existe un porcentaje cercano al 30 por ciento en el que la hemorragia es persistente o recurrente, lo que conlleva unas altas tasas de morbimortalidad.

Esta patología puede tener múltiples causas, entre las que se pueden encontrar desde una úlcera péptica o varices exofágicas, pasando por enfermedades inflamatorias intestinales, hemorroides o diverticulosis, hasta tumores.

El doctor Joaquín Álvarez, que es miembro del Servicio de Urgencias del Hospital General Universitario Nuestra Señora del Prado y coordinador de Investigación del Área Integrada de Talavera, explica que, “en el año 2013, el London School Of Hygiene and Tropical Medicine promovió un estudio denominado HALT-IT para comprobar la efectividad del ácido tranexámico en estos casos, ya que este fármaco ya había demostrado su utilidad en los sangrados tras traumatismos craneoencefálicos o de origen ginecológico”.

Tras cinco años de estudio

“En otoño de 2015, el Servicio de Urgencias del Hospital de Talavera recibió una carta para ver si teníamos interés en sumarnos al estudio y, tras comprobar que cumplíamos los requisitos administrativos y éticos y que se contaba con el equipo de investigadores necesarios, nos enrolamos”, detalla este investigador.

Tras cinco años de estudio, en los que reclutaron más de 12.000 pacientes en 169 hospitales de 15 países del mundo, la conclusión final del mismo es que “no solo no se han encontrado evidencias de que el tratamiento con este fármaco reduzca la mortalidad en pacientes con hemorragia digestiva, sino que incluso en el grupo de pacientes tratados con él, se observó un aumento de la incidencia de tromboembolismos venosos y pulmonares”.