Tecnología e Investigación Indicado para los servicios de Dermatología y Cirugía Bucal y Maxilofacial

El Hospital Ruber Juan Bravo incorpora un nuevo láser ablativo de CO2

— Madrid 30 Nov, 2018 - 12:57 pm

El Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo de Madrid ha incorporado a su cartera de servicios un láser de CO2 ablativo, el cual permite hacer tratamientos más profundos con menor riesgo y menos tiempo de recuperación para el paciente.

Entre otras ventajas de este láser, dicho centro sanitario, perteneciente al Grupo Quirónsald, indica que “es capaz de cortar el tejido de una manera controlada, fina y muy precisa, de forma que, al practicar una incisión con láser, se produce muy poco daño periférico o colateral”.

En concreto, el Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo señala que “las áreas cercanas a la zona de incisión no sufren ningún daño y las células, que resultan indemnes, son capaces de reparar la zona operada rápidamente. Este respeto por el tejido, que es característico del láser, hace que el dolor y la inflamación postoperatoria sean muy pequeñas y la curación se inicie muy rápidamente”.

Este nuevo láser es susceptible de ser utilizado por los Servicios de Dermatología y Cirugía Bucal y Maxilofacial, entre otros. Las jefas del primero de estos Servicios, las doctoras María Calvo y Elisa Pinto, explican que, “hasta ahora, existían los láseres ablativos tradicionales, que hacen una destrucción total de las capas más superficiales de la piel, lo que supone un riesgo moderado de infecciones u otras complicaciones y un tiempo de recuperación de dos a cuatro semanas”.

Tecnología “ablativa fraccional”

La nueva generación de láseres, tienen una tecnología llamada “ablativa fraccional”, que consiste en producir unos microdaños en la piel de profundidad variable en función de la potencia elegida, dejando tejido sano alrededor, que será el encargado de regenerar dicho daño de forma más rápida y segura, de forma que, por un lado, se minimizan los riesgos y los efectos secundarios del tratamiento y, por otro, se reduce considerablemente el tiempo de recuperación tras un tiempo de entre cuatro y siete días.

Por su parte, el jefe del Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial, el doctor Manuel Chamorro, subraya que “los pacientes que son operados con láser de CO2 presentan un postoperatorio muy bueno. Experimentan muy poco dolor en la zona y, por tanto, pueden comer y hablar muy pronto tras la cirugía. El grado de inflamación que se produce también es menor que cuando se usa otro tipo de bisturí, como el eléctrico o el bisturí convencional, por lo que la incorporación a la vida laboral, escolar o de relación es muy rápida”.

Deja un comentario