Hospitales Para reducir pruebas del preoperatorio, costes de material quirúrgico y de hospitalización

La Clínica Femm recomienda cirugías plásticas combinadas en rostro

— Madrid 1 Sep, 2020 - 4:05 pm

El doctor Ramón Calderón, que es cirujano plástico de Clínica FEMM y del Hospital Ruber Internacional de Madrid, recomienda las cirugías plásticas combinadas, ya que afirma que “se reduce el número de pruebas del preoperatorio, los costes de material quirúrgico y de hospitalización y permite la recuperación de manera simultánea”.

Para este especialista, si se está pensando en un cambio en el rostro, “se puede optar por una rinoplastia y blefaroplastia, o por una blefaroplastia y lipofilling facial, así como por una rinoplastia más otoplastia”. “Las cirugías del rostro son muy especiales porque suponen un cambio en la parte más visible de nuestra mayor seña de identidad. La clave es buscar siempre resultados naturales y armoniosos. Es importante que el paciente nos traslade todas sus dudas y le cuente exactamente qué está buscando, qué espera conseguir”, sostiene.

La blefaroplastia quirúrgica consiste en eliminar el exceso de piel que se acumula en la parte superior o inferior del párpado y que confieren el aspecto de mirada cansada, pudiendo incluso llegar a dificultar la visión. La rinoplastia es una intervención quirúrgica en la cual se resuelven principalmente los problemas estéticos de la nariz.

La Sociedad Internacional de Cirugía plástica y Estética (ISAPS) señala que es la quinta cirugía plástica más demandada en todo el mundo. “Por cierto, la blefaroplastia es la tercera, así que parece que esta combinación puede conseguir un resultado muy atractivo en el rostro, rejuveneciendo nuestra mirada y armonizando y equilibrando nuestros rasgos”, asevera Ramón Calderón.

Blefaroplastia y lipofilling facial

“La blefaroplastia y lipofilling facial también son una combinación muy interesante”, asegura este cirujano del Hospital Ruber Internacional. “Para el lipofilling, tras finalizar la blefaroplastia, necesitamos coger una pequeña cantidad de grasa del paciente, del abdomen o las cartucheras, que podemos infiltrar en ojeras, pómulos, arruga nasogeniana o labios. El resultado de estas dos cirugías plásticas es muy natural y rejuvenece el rostro muchísimo”, añade Calderón.