Hospitales Tras ser sometido a más de una decena de intervenciones

El Hospital de Málaga realiza un trasplante de peroné a un paciente que podrá volver a caminar

— Málaga 16 Abr, 2018 - 4:03 pm

Cirujanos del Hospital Regional de Málaga han realizado un trasplante de peroné a un paciente cuya única alternativa, tras ser sometido a más de una decena de intervenciones quirúrgicas, era la amputación de la pierna a consecuencia de una fractura abierta y atrición de partes blandas y que, después de esta última cirugía, podrá volver a caminar.

Por su exposición al exterior, esta lesión se infectó ocasionando la pérdida progresiva de hueso por la osteomielitis secundaria. Dicho paciente, natural de Argelia, fue sometido a técnicas de reconstrucción de la tibia con aporte de hueso no vascularizado en su país y, pese a los intentos de los distintos profesionales que lo trataron hasta la fecha, no se consiguió que se formara hueso sano para producir la unión de la fractura.

Ante esta situación, los cirujanos de Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Regional de Málaga tuvieron que extirpar al paciente más de 10 centímetros de hueso infectado, al que colocaron un fijador externo y trataron la infección sin poder reconstruir el defecto tibial dada la situación clínica del paciente.

En consecuencia, la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Plástica de este centro sanitario intervino con un trasplante de hueso autólogo. El responsable de la misma, el doctor Jesús Torres, señala que este trasplante consiste “en la extracción de un hueso o parte de él de una zona del cuerpo humano en que puede ser prescindible, disecarlo con los vasos que le aportan el riego sanguíneo y trasplantarlo a una zona receptora donde existe una falta de hueso por algún traumatismo, infección o resección tumoral previa”.

Consolidación ósea

En este caso, el hueso extraído fue una parte del peroné de la pierna derecha, sana, del paciente, de 18 años de edad, para colocarlo en el lugar de la tibia extirpada. Sobre dicho trasplante, Jesús Torres apunta que “es novedoso en el caso de miembros inferiores, es de mayor complejidad por los trabajos realizados previamente sobre la tibia izquierda, la gran cantidad de fibrosis y por tratarse de un caso límite, puesto que si no se lograba la reconstrucción ósea la única solución era la amputación del miembro inferior izquierdo por encima de la rodilla”.

Una vez se produzca la consolidación ósea, en el plazo de entre tres y seis meses, el miembro reconstruido no requiere de más procedimientos en quirófano. Para Torres, este caso, poco común en miembros inferiores, fue “importante para los profesionales que trabajan en esta unidad del Hospital Regional de Málaga porque en unos meses el miembro trasplantado podrá servir de soporte para que el paciente camine, puesto que no tiene otros déficits nerviosos ni desde el punto muscular”.

Deja un comentario