Hospitales Sistema al que se puede acceder desde cualquier punto de España

El Hospital La Luz pone en marcha la telemonitorización de la tensión arterial

— Madrid 14 Jul, 2020 - 1:16 pm

El Servicio de Cardiología Clínica e Intervencionista del Hosptial La Luz de Madrid, que dirige el doctor Roberto Martín Reyes, ha iniciado un proyecto en el que se realiza una telemonitorización de la tensión arterial de sus pacientes donde se controla y evalúa de forma remota la tensión arterial, la frecuencia cardiaca, el peso y las variables analíticas sin necesidad de que el paciente acuda presencialmente al centro.

Utilizando las cifras de cada toma de tensión que el paciente introduce en el Portal del Paciente del grupo sanitario Quironsalud, el cual gestiona dicho hospital, se genera un sistema de alarmas que, según los resultados, promueve acciones específicas.

Estas alarmas están diseñadas de tal manera que simulan un semáforo. Así, los valores que se consideran dentro de la normalidad activarán un semáforo en verde y los anómalos, según la desviación o alteración, activarán uno en ámbar o rojo, lo cual desencadenará una serie de acciones y recomendaciones para el paciente, que pasan desde aconsejar consultar de forma urgente en un centro hospitalario hasta realizar ajustes de medicación por parte de un médico de forma online.

Control por Cardiología

De esta forma, el paciente, que puede acceder desde cualquier punto de España, tiene la seguridad de que todos los datos que incorpore en el portal del paciente son evaluados y controlados por el Servicio de Cardiología, explica el Hospital La Luz.

La enfermedad cardiovascular representa la primera causa de muerte en los países occidentales, cada vez seguida más de cerca de la patología oncológica. Los principales factores que originan esta afección son genéticos, una dieta inadecuada, el sobrepeso, la falta de actividad física, el colesterol, la hipertensión arterial, la diabetes, el consumo de tabaco e incluso el estrés. Como consecuencia de estas alteraciones, se produce un daño en los vasos sanguíneos, muchas veces irreversible.