Tecnología e Investigación Desde su Unidad de Cirugía de Columna

El Hospital Infanta Elena resuelve más del 80% de las intervenciones de raquis

— Valdemoro (Madrid) 6 Abr, 2021 - 5:39 pm

La Unidad de Cirugía de Columna del madrileño Hospital Universitario Infanta Elena de Valdemoro, centro gestionado por el grupo sanitario Quirónsalud y que atiende una media de 15.000 consultas anuales y realiza en torno a unas 400 intervenciones, “resuelve de manera satisfactoria más del 80 por ciento de las intervenciones de raquis, ya sean a nivel lumbar, cervical o dorsal”, según asegura el doctor Tomasz Zbigniew Rumin, que es médico adjunto de Cirugía Ortopédica y Traumatología de este centro.

Estos resultados responden “a la disponibilidad de profesionales especializados, equipamiento y material específico para llevar a cabo desde las técnicas más tradicionales hasta las más novedosas realizadas mediante abordajes endoscópicos o percutáneos con mínima invasión y daño de las partes blandas”, añade este especialista.

Tomasz Zbigniew Rumin

Esta Unidad adquirió una especial relevancia, ya que las lesiones y problemas de columna se encuentran entre los numerosos efectos colaterales de la pandemia generada por la Covid-19. “Evidentemente, el virus no afecta a las vértebras, pero la falta de ejercicio y de movimiento durante el confinamiento, la sedestación prolongada debida al teletrabajo, e incluso otros factores, como el estrés psicológico por la complicada situación, se han traducido en un aumento del dolor lumbar y cervical de origen muscular”, indica Tomasz Zbigniew Rumin.

“Antes de diagnosticar a un paciente de dolor muscular es necesario descartar otros problemas de columna que cursan con dolor lumbar”, subraya este especialista, indicando que, con este objetivo, la Unidad de Cirugía de Columna del Hospital Universitario Infanta Elena completa habitualmente su estudio del paciente con dolor con, al menos, una resonancia magnética nuclear.

Cirugía “mínimamente invasiva”

En este sentido, y tal y como detalla Rumin, hay pacientes cuya enfermedad se resuelve con cirugía mínimamente invasiva y otros que requieren de cirugía abierta para lograr un buen resultado y recuperación”. Asimismo, “otros solo necesitan que se les escuche con atención y que comprendamos su sufrimiento, pero que no prescribamos ningún tratamiento quirúrgico si con él no vamos a mejorar su calidad de vida”, matiza, enfatizando la necesidad y beneficios del estudio y abordaje de cada caso de forma individualizada.

Aproximadamente, un tercio de las consultas que realiza el Servicio de Traumatología del Hospital Universitario Infanta Elena están relacionadas con la columna, y menos de un 2 por ciento de ellas precisan atención quirúrgica. Ahora, en respuesta a la situación de pandemia, y con el objetivo de proteger al paciente asegurando, al mismo tiempo, su seguimiento médico, la Unidad de Cirugía Columna de este centro desarrolló un proyecto para llevar a cabo las revisiones de forma no presencial.