Hospitales AFECTADA POR UNA MALFORMACIÓN DE LA TIBIA

El Hospital HM Nens salva la pierna de un bebé de 23 meses con un autotrasplante de periostio

— Barcelona 29 Abr, 2021 - 12:43 pm

El Hospital HM Nens de Barcelon ha salvado, con un autotrasplante de periostio, la pierna derecha de un bebé de 23 meses que nació con una pseudoartrosis congénita de la tibia, una malformación muy rara que en el 50 por ciento de los casos acaba con la amputación de esta extremidad.

El jefe del Servicio de Cirugía en Traumatología y Ortopedia Pediátrica del centro monográfico infantil del grupo sanitario HM Hospitales, el doctor Francisco Soldado, realizó un trasplante vascularizado del periostio de la pierna sana, que permitirá que el hueso dañado se una y normalice la infancia del niño.

Isaac nació en mayo de 2019 en la localidad madrileña de Parla y su vida transcurría como la de cualquier otro bebé, hasta que, “con siete meses, un día estaba jugando con su tío y oímos un crack. Vimos que algo no iba bien y lo llevamos al hospital de la localidad, del que nos derivaron a uno mayor. Allí, le hicieron una resonancia magnética y nos dijeron que tenía una fisura”, explica su madre, Melisa Carmona.

Sin embargo, tras días y semanas de pruebas, férulas y escayolas, el niño no mejoraba y cada vez lloraba y se quejaba más. Fue, entonces, cuando Melisa, decidida a encontrar una solución para el problema de su hijo, empezó “a buscar información por Internet”. “Di con el doctor Soldado, contacté con él y, enseguida, se interesó por la situación de Isaac, le envié los resultados de las pruebas y nos dio el diagnóstico”. El niño padecía una pseudoartrosis congénita de la tibia.

Intervención “compleja”

“El hueso de su pierna derecha presentaba una displasia (anomalía en su formación y desarrollo), que le hubiera impedido jugar y practicar deporte o actividad física con normalidad, ya que, con el crecimiento, se hubiera ido curvando hasta romperse”, detallan desde el Hospital HM Nens.

Francisco Soldado asegura que, “hasta hace poco, la pseudoartrosis congénita era un problema sin solución, pero, afortunadamente, hoy la tiene. No obstante, sigue siendo uno de los grandes retos de la especialidad porque es una intervención compleja para la que se requiere una formación muy específica. Con esta técnica, normalizamos la infancia en el 90 por ciento de estos niños”.

Se estima que la pseudoartrosis congénita afecta a un niño de entre 200.000 nacidos vivos en todo el mundo y, aunque cada vez es más habitual detectarla en el momento del nacimiento o pocos días después, puede presentarse a lo largo de la primera década de vida.