Hospitales Con el fin de valorar la afectación pulmonar

El Hospital Gregorio Marañón participa en un nuevo sistema de radiografía para el coronavirus

— Madrid 16 Abr, 2020 - 5:10 pm

El Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid ha comunicado que participa en el desarrollo de un nuevo sistema de radiografía de alta precisión que valora la afectación pulmonar para el manejo de pacientes afectados por el Covid-19.

Este proyecto está coordinado por la empresa Sedecal Molecular Imaging (SMI) y, además del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, participan la Universidad Carlos III de Madrid y el Instituto de Investigación Sanitaria San Carlos.

“La radiología constituye un elemento clave en el manejo del paciente que padece Covid-19 porque permite tomar decisiones en procesos como el ingreso hospitalario, el tipo de tratamiento o el traslado a UCI”, señala este centro sanitario.

“Las radiografías planas que se suelen utilizar en la actualidad pueden resultar poco sensibles o infravalorar el alcance de las lesiones pulmonares si se comparan los resultados con los obtenidos por un TAC (tomografía axial computarizada)”, concreta este hospital. Sin embargo, subraya que “resulta inviable poder realizar esta prueba a todos los pacientes con sospecha de Covid-19 por motivos de disponibilidad de equipos y de logística”.

Combinado con Inteligencia Artificial

En este proyecto, cuya dirección científica asumió el jefe del Servicio de Medicina y Cirugía Experimental del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, el doctor Manuel Desco, los investigadores están combinando la Inteligencia Artificial (IA) y la tomosíntesis (con dosis bajas de rayos X) para desarrollar un dispositivo de bajo coste que podría aumentar “sustancialmente” la precisión diagnóstica radiológica, con niveles comparables a los que se consigue mediante un TAC.

El objetivo general de esta iniciativa es conseguir adaptar desarrollos tecnológicos que ya están en curso para cubrir las necesidades específicas de imagen radiológica demandadas por la epidemia del Covid-19. Este proyecto tiene una duración estimada de seis meses, al término de los cuales se pretende disponer de un nuevo sistema de radiología completamente funcional, capaz de realizar estudios ‘cuasi-tomográficos‘ de rayos X.