Hospitales Recibió el premio Interlaken Leadership Awards de investigación en Inmunología

El Hospital Gregorio Marañón diseña una estrategia terapéutica para la dermatomiositis juvenil

— Madrid 13 Oct, 2016 - 1:19 pm

Médicos del Hospital Gregorio Marañón (Madrid) han probado un tratamiento con alta dosis de gammaglobulina para tratar la dermatomiositis en el caso concreto de un niño, una acción que, según informa el Gobierno de la Comunidad de Madrid, concluyó con éxito y recibió por ello el premio Interlaken Leadership Awards de investigación en Inmunología.

«Un equipo multidisciplinar del Hospital Gregorio Marañón ha tratado con éxito a un niño de 11 años con dermatomiositis juvenil complicada», explica el ejecutivo madrileño, que añade que el paciente, tras seis meses en seguimiento, consiguió disminuir las calcificaciones y poder realizar una vida normalizada.

Esta enfermedad de origen autoinmune, muy agresiva en niños aunque se presente en muy raras ocasiones, se caracteriza por inflamación de los músculos, erupciones en la piel, debilidad muscular y cambios cutáneos. «El tratamiento ha contado con el uso de las inmunoglobulinas a alta dosis con las que se ha conseguido tener un rápido y eficaz efecto sobre la enfermedad», apunta el Gobierno de Madrid.

Un caso concreto

El niño tratado el Hospital Gregorio Marañón presentaba una extremada debilidad muscular y lesiones cutáneas muy exageradas. Además, presentó otras complicaciones, como son las calcificaciones generalizadas y esclerosis cutánea. Según informa la institución, aunque respondía al tratamiento convencional en la vertiente muscular, mantenía la rigidez en las extremidades y tampoco había mejoras en el ámbito cutáneo.

Tras el tratamiento inicial con gammaglobulina, a los seis meses de seguimiento, las pruebas de imagen evidenciaron que las calcificaciones habían disminuido. «Por tanto, los especialistas del Hospital Gregorio Marañón han conseguido inmunomodular la enfermedad, es decir, se ha tratado la inflamación desde su origen para frenar la respuesta global de organismo que provocaba las distintas manifestaciones de la enfermedad. Con ello se retrasó la evolución de la enfermedad hasta estabilizarla. Actualmente, el niño solo precisa una visita mensual al hospital pare recibir el tratamiento y desarrolla una vida completamente normal», concluye el organismo madrileño.

Deja un comentario