Hospitales En un paciente de 78 años que sufrió un accidente con un azadón

Oftalmología del Hospital de Torrejón efectúa un trasplante de córnea e iris artificial

— Torrejón de Ardoz (Madrid) 7 Nov, 2019 - 11:39 am

El Servicio de Oftalmología del madrileño Hospital Universitario de Torrejón, gestionado por el grupo sanitario Ribera Salud, ha realizado con éxito un trasplante de córnea completo junto con una lente intraocular especial que incorpora un iris artificial.

El paciente, un hombre de 78 años, sufrió en mayo de este año un accidente con un azadón que le causó una herida en el ojo derecho dañando la córnea y perdiendo el cristalino y el iris. El mismo día de la lesión el paciente fue operado de urgencia y los profesionales sanitarios realizaron una cirugía para mantener la integridad del globo ocular.

«Las secuelas del accidente dejaron al paciente en un primer momento con una visión reducida que solo le permitía distinguir bultos y una fotofobia por la falta de diafragma del iris que normalmente es lo que nos protege de la luz intensa», explica la jefa del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de Torrejón, la doctora Paz Rodríguez.

Después de esta valoración inicial, y en un segundo tiempo, los profesionales de este centro sanitario decidieron realizar una queratoplastia, procedimiento médico quirúrgico para el trasplante de córnea, junto con el implante de una lente intraocular especial que incorpora un iris artificial y una zona central para corregir el cristalino dañado a causa de la lesión.

Lente con gore-tex

«Esta intervención ha precisado una compleja técnica de sutura de la lente con gore-tex, cuyo uso es muy innovador en el campo de la Oftalmología y que está dando unos resultados muy satisfactorios como en el caso de este paciente», destaca Paz Rodríguez.

Dicha especialista del Hospital Universitario de Torrejón subraya que «el carácter innovador de la técnica se refleja en los resultados: a las 24 horas, el afectado se encontraba bien, sin molestias y con muestras de mejora en su visión. En los meses siguientes, el paciente que ha acudido a revisiones de forma periódica no ha presentado ninguna complicación y solo ha requerido el tratamiento habitual con colirios».

Por otra parte, Rodríguez indica que «a esta técnica de vanguardia se suma un excelente trabajo para minimizar las secuelas estéticas y psicológicas asociadas a esta intervención. Para ello, la lente empleada en este procedimiento tiene un color prácticamente idéntico al iris original que contribuye a evitar posibles complejos que puedan menoscabar la autoestima del paciente».

1 Comentario

  1. Paco Somoza says:

    Muchas felicidades.

Deja un comentario