Tecnología e Investigación Introduciendo una válvula transcatéter

El Hospital de Badajoz practica una intervención cardíaca pionera en Europa sin parar el corazón

— Badajoz 4 Nov, 2020 - 5:20 pm

El Servicio de Cirugía Cardiovascular del Complejo Hospitalario Universitario de Badajoz ha realizado una “complicada intervención quirúrgica, pionera en Europa y sin parar el corazón”, en un paciente que estaba diagnosticado de lesiones coronarias y estenosis aórtica severa.

Esta operación no se pudo realizar por vía convencional, conectando el paciente a circulación extracorpórea, ya que tenía mucho calcio en las grandes arterias e impedía su manipulación. Una vez estudiado el caso, se decidió operar de coronarias sin parar el corazón e introducir una válvula transcatéter por un pequeño orificio en la aorta ascendente, vía transaórtica. Esta intervención se realizó el pasado 20 de octubre y el paciente ya fue dado de alta.

Hasta ese momento, en Europa se habían implantado tres prótesis del mismo tipo por este método, pero sin cirugía coronaria asociada, y ninguna en España. La válvula en cuestión es la denominada LOTUS EDGE (Boston Scientific), una evolución del modelo anterior ya usado por este centro.

El diseño de este modelo de prótesis, así como de su sistema de montaje y liberación, son novedosos. Se encuadran dentro de un subtipo de TAVIS, que se denominan como “mecánicamente expandibles”, a diferencia de las existentes hasta ahora: balón expandibles y autoexpandibles.

Con sutura circular

La vía de abordaje transaórtica se realiza mediante una sutura circular en la aorta ascendente y con un sistema de punción se procede a la inserción de un introductor por el que van a navegar guías y catéteres hasta el corazón. El procedimiento es manejado mediante fluoroscopia con rayos X y hace posible el implante de la válvula protésica sin parar el corazón ni someter al paciente a circulación extracorpórea, como sería necesario en una cirugía convencional.

Una vez finalizado este procedimiento, se extrae el material utilizado junto con el introductor, se cierra la aorta y la herida torácica practicada. Así, “permite una recuperación precoz y disminución de la morbilidad de los pacientes, tanto en la Unidad de Cuidados Postoperatorios de Cirugía Cardiovascular (UCP), como en la planta de hospitalización”, destacan los especialistas del Hospital de Badajoz.