Hospitales En las primeras jornadas organizadas sobre este ámbito

HM Hospitales analiza cómo afrontar y mitigar el dolor del paciente oncológico

— Madrid 12 Feb, 2020 - 1:09 pm

El grupo sanitario HM Hospitales ha organizado las primeras ‘Jornadas de la Unidad del Dolor del Paciente Oncológico‘, que se celebraron en el Auditorio Reina Sofía ubicado en el Hospital Universitario HM Sanchinarro de Madrid, con el objetivo de saber cómo abordar y afrontar el dolor en estos pacientes.

En dicho hospital se encuentra el Centro Integral Oncológico Clara Campal (HM CIOCC), cuya Unidad de Dolor, que dirige el doctor Juan Pérez Cajaraville, desarrolló un tratamiento continuo y multidisciplinar de dolor oncológico, lo que permite una atención integral y personalizada para cada paciente.

La inauguración de esta jornada corrió a cargo del presidente de HM Hospitales, el doctor Juan Abarca Cidón, quien apuesta porque, «iniciativas como esta son las que nos permiten mejorar como profesionales y, sobre todo, como personas, con el fin de acercarnos y comprender las necesidades y miedos que sufren los pacientes oncológicos. No solo debemos tratar la enfermedad en sí, sino al paciente en su conjunto, pues solo así, podremos ayudarles y ser fieles a nuestros principios de dedicación, entrega, acompañamiento y apoyo al paciente, que en HM Hospitales son nuestra principal premisa».

Esta cita, catalogada por Juan Pérez Cajaraville como un «éxito por la convocatoria y por la intensidad de los debates generados, ofreció una completa actualización de los últimos avances en dolor, compartiendo multidisciplinarmente experiencias clínicas».

Terapias farmacológicas

Este evento contó una asistencia de algo más de 80 profesionales de especialidades como Oncología Médica, Oncología Radioterápica, Anestesiología especializada en dolor, Radiología intervencionista, Cirugía especializada en Oncología, Neurocirugía, Psicología y Medicina Paliativa.

Otro de los puntos fuertes de esta jornada fue la puesta en común de las principales terapias farmacológicas y no farmacológicas y la celebración de talleres prácticos. En lo relativo a las terapias farmacológicas, se abordó el uso de analgésicos potentes, como los opioides y fármacos coadyuvantes, «que pueden mejorar ciertos tipos de dolor, como el visceral o el neuropático». Respecto a las terapias no farmacológicas, se trató desde la radioterapia antiálgica hasta tratamientos intervencionistas, como bloqueos farmacológicos, radiofrecuencia y el implante de bombas de infusión espinal.

Deja un comentario