Tecnología e Investigación desarrollado por el CIBER-BBN y la Universidad Politécnica de Valencia

Un hidrogel reduce a la mitad el tiempo de recuperación de lesiones musculares

— Madrid 31 Mar, 2021 - 11:43 am

Un equipo de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y el Centro de Investigación Biomédica en Red de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN) ha diseñado y caracterizado, a nivel preclínico, un nuevo biomaterial (hidrogel) para el tratamiento y recuperación de lesiones musculares.

Se trata de un hidrogel de alginato cargado con boro, que se administraría con una inyección subcutánea. Según las pruebas llevadas a cabo hasta ahora -en modelo animal-, es capaz de regenerar el músculo dañado de forma muy rápida, en concreto, en la mitad del tiempo que tarda en hacerlo de forma natural.

Este avance podría aplicarse también para la prevención y tratamiento de la atrofia muscular asociada al envejecimiento. Los resultados dl trabajo de estos investigadores españoles fueron publicados en la revista Materials Science & Engineering C.

La clave del alto rendimiento de este biomaterial reside en la liberación de boro con el que se carga el hidrogel de una forma sencilla, que, a su vez, al liberarse, estimula a las integrinas -proteínas presentes en todas las células del cuerpo y fundamentales en la adhesión de las células a la matriz extracelular-, lo que produce una correcta formación de los tejidos.

Estimulación “simultánea”

Según explica este equipo de la UPV y el CIBER-BBN, “la estimulación simultánea de las integrinas que se unen a la fibronectina y del transportador del ion boro (NaBC1) mejora significativamente la regeneración muscular a nivel anatómico. Y lo hace porque induce un mayor número de adhesiones y de mayor tamaño en las células musculares no diferenciadas, que son las que participan en la regeneración muscular tras una lesión, lo que favorece, en último término, la formación de los miotubos diferenciados que son necesarios para la creación correcta de las nuevas fibras musculares que regeneran”.

“En las pruebas que hemos hecho en nuestros laboratorios después de inducir una lesión aguda con cardiotoxina (el veneno de la serpiente cobra) en ratones, la activación del NaBC1 aceleró el proceso de regeneración muscular. Comprobamos cómo, al añadir boro a las células del músculo dañado, éstas aumentaban su nivel de adhesión y lo hicieron, además, de forma más rápida y robusta, con lo que el músculo se regeneró en un plazo de tiempo más corto”, añade la doctora Patricia Rico, que es investigadora del CIBER-BBN en el Centro de Biomateriales e Ingeniería Tisular de la UPV.