Tecnología e Investigación Desarrollada por investigadores del Vall d’Hebron Instituto de Oncología

Una nueva herramienta permite reprogramar células adultas de ratones en células madre

— Barcelona 10 Jul, 2018 - 4:00 pm

Investigadores del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) han logrado transformar, con una nueva herramienta basada en el uso de vectores virales enoasociados (AAV), células adultas especializadas en células madre, en ratones no modificados genéticamente.

El estudio, cuya primera autora es la doctora Elena Senís, se publicó recientemente en la revista Nature Communications y lo lideró el Hospital Universitario de Heidelberg de Alemania, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y el grupo de Plasticidad Celular y Cáncer del VHIO, dirigido por la doctora María Abad.

Las células madre son células especiales y únicas porque inmortales y proliferan de forma ilimitada y porque son capaces de diferenciarse y crear cualquier tipo de tejido. Estas dos características las convierten en un elemento de gran valía para la Medicina Regenerativa y el estudio del cáncer. Mediante ingeniería genética, los científicos desarrollaron una herramienta de reprogramación “in vivo altamente eficiente”.

En primer lugar se empaquetaron dentro de virus adenoasociados (AAV) cuatro genes necesarios para inducir la pluripotencia de una célula diferenciada. Una vez encapsulados los genes OKSM dentro de los vectores virales, estos se administraron a ratones. Cuando los genes OKSM se expresan en una célula adulta, borran su programa de especialización convirtiéndola en una célula pluripotente.

Podría aplicarse al tratamiento de otras patologías

El éxito de este trabajo radica en que “por primera vez esta reprogramación se hace en animales no modificados genéticamente. Esto es posible gracias al uso de AAV, que son virus inocuos y seguros para su aplicación en mamíferos”, explican desde el VHIO.

La doctora Elena Senís asegura que si se pudiera enviar estos virus solo al corazón se podrían “regenerar células cardíacas tras un infarto”. Las ventajas de este nuevo sistema de reprogramación in vivo son múltiples. La investigadora principal expone que, en primer lugar, no requiere trabajar con animales transgénicos. “Además, modificando la envoltura de los virus AAV se consigue dirigirlos específicamente a cualquier célula u órgano de interés”, añade.

Esta tecnología permite tener un mayor control de la expresión de los genes OKSM y, por tanto, una mayor regulación del proceso de desdiferenciación de las células adultas. Por último, la vía de administración mediante una inyección periférica facilita su aplicación clínica en comparación con otras técnicas que producen efectos adversos.

Los investigadores también consiguieron reprogramar células adultas in vivo prescindiendo de uno de los cuatro genes OKSM. La reprogramación in vivo también es una herramienta de gran potencial para esclarecer los mecanismos moleculares y celulares que llevan una célula adulta sana a desdiferenciarse y proliferar de forma masiva.

Deja un comentario