Publicaciones Publicado por la Sociedad Española de Medicina de Laboratorio

Hemostasia práctica en el laboratorio clínico

— Madrid 10 Dic, 2018 - 2:06 pm

La hemostasia es la respuesta fisiológica que evita la pérdida significativa de sangre tras una lesión vascular y sus alteraciones y su tratamiento en el ámbito del laboratorio clínico tienen destacadas consecuencias en la práctica diaria; precisamente para dar a conocer los diferentes temas relacionados con este mecanismo de defensa del organismo, la Sociedad Española de Medicina de Laboratorio (SEQC) ha publicado el libro ‘Hemostasia práctica en el laboratorio clínico’, dirigido por los doctores Eduardo Arellano y Anna Merino.

Esta monografía aporta una revisión de los conocimientos que pueden ser de mayor utilidad en un laboratorio de análisis clínicos en el área de la hemostasia. Como novedad, Anna Merino destaca que tiene “un enfoque muy práctico, lo que la convierte en un documento muy adecuado para entender las bases de las diferentes metodologías relacionadas con la coagulación sanguínea, así como la interpretación de los resultados obtenidos”. Está dirigida a profesionales que trabajan en un laboratorio de análisis clínicos donde se realicen diferentes pruebas y estudios de coagulación, así como para los especialistas en periodo de formación.

La monografía fue realizada por todos los miembros de la Comisión de Biología Hematológica de esta sociedad científica, formada por especialistas de Hematología, Análisis Clínicos y Bioquímica Clínica. “Como presidenta de la Comisión, me gustaría destacar que hemos tenido una gran capacidad de trabajo en equipo y mucho entusiasmo. Me siento orgullosa de los miembros que la constituyen, y entre todos hemos conseguido finalizar un reto no exento de dificultad por el amplio contenido de la Monografía”, comenta Merino, quien destaca el trabajo de Eduardo Arellano, codirector del libro, y el apoyo de la SEQC.

Dividida en 16 capítulos

La monografía está dividida en 16 capítulos y cada uno de ellos consta de tres partes. La primera incluye la introducción, el desarrollo del tema y la bibliografía, mientras que en la segunda se explica un caso práctico de interés y, por último, en la tercera se añade un cuestionario de autoevaluación con preguntas directamente relacionadas con lo que se explica en el capítulo.

En relación con el contenido, Merino explica que la primera parte incluye las variables preanalíticas y postanalíticas en el laboratorio de hemostasia, el estudio de las plaquetas y de la hemostasia primaria y el diagnóstico de la microangiopatía trombótica y trombocitopenia inducida por heparina. La segunda parte incluye el desarrollo de la automatización en el laboratorio de hemostasia, el acercamiento a la cabecera del paciente gracias al diseño de los coagulómetros portátiles y la evaluación de la hemostasia secundaria. En la tercera se explica la utilidad del dímero D, el estudio de la trombofilia en la trombosis y el control de la terapia antiplaquetaria o anticoagulante, la utilidad actual de las pruebas globales de coagulación y la importancia del control de calidad en la hemostasia actual, finalizando con la exposición de algunos casos clínicos de interés.

Interpretación de las pruebas de coagulación

Respecto a la sección dedicada a analizar los casos clínicos, la directora de la obra pone de relieve que se trata de seis casos considerados los más interesantes a nivel práctico en relación con la interpretación de las pruebas de coagulación. “Se presenta en cada uno de ellos el motivo de consulta del paciente y los signos clínicos, las pruebas básicas de bioquímica y Hematología, así como la interpretación de los resultados. Además, se comenta la sugerencia de otras pruebas para completar el estudio y su interpretación, el diagnóstico diferencial para finalizar en cada uno de los casos con comentarios sobre el diagnóstico definitivo. Los casos incluyen hemofilia A, déficit de factor VII, déficit de factores vitamina K dependientes, inhibidor de factor V, hemofilia adquirida y anticoagulante lúpico”.

Asimismo, el cuestionario de autoevaluación está formado por una serie de preguntas relacionadas con lo que se explica en cada capítulo. “De esta manera, el lector puede realizar una autoevaluación de una manera objetiva para comprobar si ha asimilado los conceptos explicados”, sostiene Merino.

Diagnóstico y seguimiento del paciente

Los profesionales del laboratorio clínico deben conocer las alteraciones de la hemostasia para poder realizar el diagnóstico. “Los pacientes que proceden de las diferentes especialidades médicas pueden tener alteraciones de la hemostasia y trombosis, por lo que el profesional del laboratorio clínico debe estar familiarizado con las diferentes pruebas diagnósticas y su interpretación. Desde el laboratorio se contribuye no solo al diagnóstico de las diátesis hemorrágicas y trombóticas, sino también al seguimiento mediante las pruebas que determinan el control del tratamiento anticoagulante”, afirma Merino.

La hemostasia es un proceso que se mantiene en equilibrio constante, que resulta de la regulación del endotelio vascular, las plaquetas y el sistema de coagulación y mediante el que se forma el coágulo de fibrina con la contribución de las proteínas plasmáticas, el factor tisular y las células sanguíneas. “Nos referimos a la hemostasia primaria cuando participan el endotelio vascular y las plaquetas para formar el tapón hemostático plaquetario. La hemostasia secundaria es el resultado de la formación de fibrina a través de la activación del sistema de coagulación, siendo el tapón plaquetario formado degradado por el sistema fibrinolítico. La importancia de la hemostasia es crucial, ya que de su equilibrio depende la prevención de la aparición de diátesis hemorrágica o trombosis”, concluye Merino.

Título: Hemostasia práctica en el laboratorio clínico.
Directores: Eduardo Arellano Rodrigo y Anna Merino González.
Edita: Sociedad Española de Medicina de Laboratorio.

Deja un comentario