Dimes y diretes

En Cataluña, 9.600 pacientes crónicos han retirado su medicación hospitalaria en una farmacia de proximidad

Guardar

Caridad Pontes, de Catsalud
Caridad Pontes, de Catsalud

En Cataluña, unos 9.600 pacientes crónicos han retirado su medicación hospitalaria en una farmacia de proximidad, de acuerdo con el modelo puesto en marcha en marzo de 2020 como respuesta a la pandemia de Covid19 y que se ha consolidado en casi todo el territorio catalán. Las personas beneficiadas son escogidad por el hospital de acuerdo con su perfil de fragilidad y dependencia. El proyecto, diseñado en marzo de 2020, justo al inicio del estallido de la pandemia de la COVID-19, se puso en marcha conjuntamente con el Hospital del Mar, el Colegio de Farmacéuticos de Barcelona (COFB ), el Departamento de Salud y la Gerencia del Medicamento del CatSalut, con la colaboración de Fedefarma, siendo pionero en todo el Estado español. En estos momentos, la iniciativa se ha extendido a todo en el territorio. Participan 38 hospitales y 2.484 farmacias comunitarias de toda Cataluña. El Departamento de Salud y el CatSalut establecen el marco legal, las buenas prácticas y el seguimiento de su implementación El objetivo es facilitar a los enfermos el acceso en proximidad de la medicación, con una supervisión de profesionales de los servicios de Farmacia hospitalarios, así como implicar a los farmacéuticos y farmacéuticas comunitarias en su entrega. Además, este servicio permite realizar un seguimiento de la adherencia de forma conjunta entre los dos ámbitos. Desde los hospitales se valoran los pacientes que, a criterio clínico, pueden requerir por motivos de riesgo, incluyendo compromiso inmunitario, afectación pulmonar grave, fragilidad clínica, dependencia o vulnerabilidad y que por distancia de su centro hospitalario se justifique su inclusión en el programa. Para participar en el proyecto, los usuarios tienen que asumir varios compromisos que garanticen un correcto seguimiento del tratamiento para su enfermedad. Los medicamentos entregados en esta modalidad son aquellos que sólo pueden dispensarse en los centros hospitalarios (MHDA –medicación hospitalaria de dispensación ambulatoria). Esta entrega en proximidad representa un progreso en la gestión de la prestación farmacéutica con efectos positivos sobre la población. Para Caridad Pontes, gerente del Medicamento del Servicio Catalán de la Salud, “la implementación ha permitido reducir la movilidad de los pacientes para que no tengan que desplazarse al hospital entre visitas médicas, sobre todo en pacientes frágiles con medicación estable, y ha contribuido a descongestionar los hospitales. El procedimiento garantiza las condiciones de conservación y la trazabilidad, ya que no sale el circuito farmacéutico".

 

Archivado en: